Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Royal Navy envía sus patrulleros al Canal de la Mancha tras la salida de Reino Unido de la UE

Un total de cuatro navíos de la Royal Navy  patrullan en las aguas jurisdiccionales del Reino Unido en el Canal de la Mancha para advertir a los barcos arrastreros franceses que se mantengan alejados de los bancos  pesqueros británicos desde que el  Brexit  se ha hecho efectivo.

Horas antes de que el acuerdo entrase en vigor oficialmente, un cuarteto de unidades de patrulla oceánica, armados con un cañón automático y ametralladoras, salieron de la base naval de Portsmouth para detener cualquier pesca “ilegal” en los caladeros del Reino Unido, según los medios británicos.

En concreto zarparon el HMS “Trent” (P-224), que lidera la misión, acompañado del HMS “Tamar” (P-223), (ambos de la Clase “River” del bloque 2 entregados en 2020), y los más veteranos  del bloque 1 HMS “Tyne” (P-281)  y HMS “Mersey” (P-283).

Oficialmente, el portavoz del Departamento de Defensa de Reino Unido infirmó que los cuatro barcos habían salido de Portsmouth en la víspera de año nuevo "para realizar actividades de rutina". Según la prensa británica el HMS “Severn” (P-282) se desplegó en el Canal para realizar ejercicios, con lo que el grueso de los OPV (Offshore Patrol Vessels) está operando en la mar en estos momentos. Estamos ante una demostración del poder naval británico en su ZEE (Zona Económica Exclusiva), fundamentalmente de cara a su opinión pública porque, de facto, según los términos del acuerdo comercial del Brexit, los pesqueros de Francia y el resto de la UE todavía pueden faenar en aguas británicas, durante los próximos cinco años y medio una cuarta parte de su cuota se entregará al Reino Unido.

Las conversaciones sobre el envío de buques de la Royal Navy para hacer frente a cualquier enfrentamiento en los caladeros de pesca si no se llegaba a un acuerdo comercial con la UE se pusieron sobre la mesa de negociación y aunque finalmente se llegó a una entente, Londres mando al almirantazgo desplegar los patrulleros Clase “River”.

Estos días la prensa británica recuerda las Guerras del Bacalao de la década de 1970; un periodo en el que, en varias ocasiones, la Royal Navy impidió que los barcos islandeses interfirieran con los arrastreros británicos con los que se disputaban las aguas del Mar del Norte que discurren entre ambas islas.

El exjefe de la Royal Navy, el almirante Lord West de Spithead, dijo que la decisión de enviar los patrulleros al canal es "un acto de disuasión" y debe verse como una señal de que el Reino Unido se está responsabilizando de sus aguas. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El OPV HMS “Trent” entrando en el puerto de Portsmouth. (foto Ministerio de Defensa de Reino Unido).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.