Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Royal Navy británica tiene operativo solo uno de sus seis destructores

Hace poco más de una semana, la Royal Navy (Marina Real) británica informaba que su destructor HMS “Defender” (D36), del tipo 45 entraba en el mar del sur de China como vanguardia del grupo de ataque del portaaviones HMS “Queen Elizabeth” o Carrier Strike Group  (CSG) 21, no mencionaba que este es el único de los seis navíos de escolta de su clase actualmente en servicio.

Este último destructor, junto con su “hermano” del tipo 45 o clase Daring o D, el HMS “Diamond”  (D34), zarpaba de la base naval de Portsmouth (sur de Inglaterra) hacia el Mar de China el pasado mes de mayo, integrados ambos en el CSG21.  Pero poco antes, cuando el GSC21 navegada todavía por el Mediterráneo oriental, el HMS “Diamond”  sufrió una avería y hubo de abandonar el grupo por un “problema técnico” en las turbinas de gas de su sistema de propulsión, según afirmó el Ministerio de Defensa de Reino Unido.  Aunque oficialmente no se comunicó el destino, los aficionados a temas de defensa italianos publicaban unos días después las imágenes del navío de Su Majestad o Her/His Majestic Ship (HMS) en la macro base naval de la Marina Militare italiana de Taranto (Sur de Italia), para ser sometido a reparaciones con piezas llegadas del Reino Unido por vía aérea.

Poco después el Secretario del Departamento de Defensa británico, Ben Wallance, aseguró que esperaba que el HMS “Diamond” se volviese a integrar en el CSG 21, que se encuentra actualmente en Asia, en "unas pocas semanas". Con esta baja temporal, la situación es que, de los seis destructores del tipo 45 de la Royal Navy, cinco no pueden hacerse a la mar actualmente. Así, además del HMS “Diamond”, sus “hermanos” de clase, el HMS “Daring” (D32) que es el que da nombre a la clase y el HMS “Duncan” (D37) se encuentran en astilleros en fase de parada técnica importante, mientras que el HMS “Dragon” (D35) está sujeto a un "mantenimiento planificado". Finalmente, el HMS “Dauntless” (D33) deberá realizar una serie de pruebas, incluidas las de mar,  después de la modernización de su sistema de propulsión para, precisamente, resolver el problema recurrente de las turbinas de gas. Estos modernos navíos, que fueron entregados a la Royal Navy por parte de la británica BAE Systems Maritime entre julio de 2009 y septiembre de 2013, empezaron a sufrir problemas en el sistema de propulsión nada más entrar en servicio.

Está claro que las turbinas  fue una de las principales causas de los problemas que encontraron los destructores Tipo 45 cuando entraron en servicio. Esto es una falta grave por parte del Departamento  de Defensa y de la industria (que los construyó)”, acusaba un informe de la Cámara de los Comunes (Parlamento de Reino Unido), publicado en noviembre de 2016. El informe también añadía: “Es asombroso que las especificaciones de construcción de los destructores tipo 45 no contemplasen la obligación de que estos navíos debían de operar a plena capacidad y durante períodos prolongados en regiones cálidas, como el Golfo [Pérsico]. Se trata de una falta imperdonable que podría tener consecuencias potencialmente peligrosas".

Además para Tobias Ellwood, presidente del Comité de Defensa de la Cámara de los Comunes, el hecho de que la Royal Navy solo tenga un destructor tipo 45 disponible en la actualidad es "operacionalmente inaceptable", en relación con las obligaciones "nacionales e internacionales" de Gran Bretaña.  Señalando además que si en el referido HMS “Defender” "encuentra problemas de propulsión, como hemos visto en la familia tipo 45, entonces nuestro CGS21  tendrá que depender de un aliado de la OTAN".  (Julio Maíz Sanz).

Foto: 1 El HMS “Defender”, en primer plano,  navegando en el océano Pacífico. (foto Royal Australian Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.