Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Puesta de la quilla del nuevo navío anfibio de la Marina italiana

La ceremonia de colocación del primer bloque del nuevo LHD (Landing Helicopter Dock) de la Marina Militare de Italia ha tenido lugar el 20 de febrero en el astillero de la naval Fincantieri, en Castellammare di Stabia, marcando el comienzo de los trabajos en el varadero que tiene esta factoría cercana a Nápoles.

La construcción de la nueva macro unidad de la Marina Militare, que según los medios italianos se entregará en 2022, se enmarca dentro del programa naval de la capacidad marítima de Defensa, aprobado por el Gobierno y el Parlamento italiano e iniciado en mayo de 2015. La idea es que en 2022 el nuevo LHD pueda sustituir al portaaviones Giuseppe Garibaldi (C 551), que entró en servicio en 1985.

Este LHD, que tendrá aproximadamente unos 215 metros de eslora (largo), 36 metros de manga (ancho) y unas 33.000 toneladas, es muy similar al Juan Carlos I de la Armada española, tanto en sus dimensiones,  como sobre todo en el concepto de multifuncionalidad, ya que el navío tendrá capacidades anfibias, de portaeronaves, transporte de tropas o logístico, etc. Así mismo podrá aplicarse a múltiples operaciones de tipo civil, como las de buque hospital, evacuación y transporte de refugiados, proporcionar aguas potable a tierra y luz, servir de plataforma de helicópteros de rescate, etc.      

No olvidemos que Italia está afectada por las continuas oleadas de inmigrantes ilegales, que las mafias traen al país transalpino desde las costas de Libia principalmente. En este marco, Italia destina normalmente uno de sus navíos anfibios como buque de mando de la operación de la EUNAVFOR MED (Mediterráneo)  o “Sophia”, que lanzó la UE para  para luchar contra las redes de tráfico de personas, prevenir flujos de migración irregular y principalmente para evitar que muera más gente en el mar, por lo que de facto se les transporta hasta los puertos italianos desde los mismos  límites de las aguas territoriales libias.

Aunque en septiembre de 2017 se apuntó que el nuevo navío anfibio se llamaría Trieste o Thaon di Revel, en recuerdo del almirante transalpino que participó en la Guerra de Libia de 1911 y 1912 y en la Primera Guerra Mundial y que fue Ministro de Marina entre 1922 y 1925,  coincidiendo con la puesta de la quilla, fuentes de Fincantieri han informado que el nombre que tendrá el LHD no está confirmado.

El LHD será clasificada por la sociedad RINA (Registro Italiano Navale) Services, que tiene sede en Génova, de conformidad con las convenciones internacionales sobre prevención de la contaminación, en todos sus aspectos más tradicionales, como los que marca la Convención MARPOL. Así mismo, su construcción prevé contemplar aspectos medioambientales, que todavía no son obligatorios, como los que marca Convención de Hong Kong sobre el desguace de buques, por lo que se prevé hasta fin del ciclo de vida del navío. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Puesta del primer bloque del futuro LHD de la “Marina Militare”. Foto: Fincantieri


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.