¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Progresos del futuro avión de entrenamiento avanzado T-7A Red Hawk de la Fuerza Aérea de Estados Unidos

El avión de entrenamiento avanzado T-7A Red Hawk de Boeing, que dotará a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, ha alcanzado recientemente tres hitos que impulsan su desarrollo.

Prueba en cámara climática: el T-7A APT-3, uno de los cinco aviones de desarrollo de ingeniería y fabricación, se sometió a rigurosas pruebas en la base de Eglin de la Fuerza Aérea con temperaturas que oscilaban entre los -30º y los +43º. Esta prueba evaluó el comportamiento de los sistemas del avión: propulsión, hidráulico, combustible, eléctrico, potencia secundaria, control ambiental y las operaciones generales en condiciones climáticas extremas. A su término, el avión volvió a San Luis para la realización de más pruebas.

Prueba del sistema de escape: Boeing y la Fuerza Aérea de Estados Unidos realizaron una prueba dinámica de trineo en febrero en la base aérea de Holloman en Nuevo México. Se centró en mejoras de diseño del asiento eyectable ACES 5 de Collins Aerospace, filial de RTX, y del sistema de fractura de la campana de Pacific Scientific EMC para reducir el riesgo de lesiones. Durante la prueba, el equipo implantó un temporizador variable para ralentizar el asiento eyectable con el paracaídas de frenado e investigó los patrones del sistema de fractura de la campana.

Modos de control de vuelo: En febrero, Boeing completó el desarrollo de un nuevo modo de control de vuelo y, desde entonces, el avión ha volado más de 10 veces, alcanzando un ángulo de ataque de 25 grados. Además, tres de esos vuelos demostraron su capacidad para lograr un seguimiento preciso con un ángulo de ataque elevado, una habilidad clave para la formación de pilotos. La incorporación del modo de control 17,5 despeja el camino para que las Fuerzas Aéreas comiencen las pruebas de ángulo de ataque elevado y de resistencia en despegue en la base aérea de Edwards.

Mientras que el T-7A Red Hawk continúa avanzando en sus pruebas y vuelos, Boeing está construyendo una nueva línea de producción para comenzar la producción del T-7A a bajo ritmo inicial (LRIP, por sus siglas en inglés). Está previsto que cargue los primeros fuselajes de popa y proa para producción inicial a bajo ritmo a mediados de año, al estar los proveedores ya desarrollando piezas para la fabricación.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.