Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Primer vuelo del CMV-22B Osprey para portaviones de la US Navy

El convertiplano Bell Boeing V-22 Osprey adaptado para su nuevo rol como aeronave de transporte para portaviones de la U.S. Navy ha realizado su primer vuelo. El denominado CMV-22B, encargado de la misión Carrier On-Board Delivery o COD realizó su primer vuelo el pasado 21 de enero en las instalaciones de Bell, filial de Textron, en Armadillo, Texas.

Se trata de la aeronave que la Navy empleará en su flota de portaviones para realizar misiones de transporte de personal y equipos, sustituyendo al veterano avión C-2A Greyhound que venía desempeñando este vital rol desde la década de los sesenta. La Marina estadounidense encargó en 2018 39 de estos aparatos al consorcio Bell-Boeing, responsable del programa Osprey.

Esta aeronave realizará el apoyo logístico de largo alcance a los grupos de combate de portaaviones (Carrier Strike Group o CSG), transportando personal, suministros, correo o motores de aeronaves hasta un peso de 6.000 libras, incluyendo los motores de los F-35. Realizará esta tarea desde las bases de la U.S. Navy hasta los portaaviones y los buques que los acompañan.

La nueva versión se deriva del MV-22B, la versión diseñada para la infantería de marina estadounidense para tareas de transporte de asalto y transporte desde los buques hasta la costa. Sin embargo incorporará tres cambios, un nuevo sistema de combustible que le permitirá aumentar su alcance, un equipo de radio de alta frecuencia de largo alcance y un sistema de audio para comunicarse con los pasajeros. Finalmente se ha incluido también un nuevo sistema de iluminación para facilitar las tareas de carga y descarga.

La principal modificación es la que se refiere al sistema de combustible que permitirá un alcance de 1.150 millas náuticas, para ello se ha rediseñado el fuselaje, concretamente se ha agrandado la parte inferior de los costados, (conocidos como escalones del chasis inferior) que constituye la única diferencia externa con el MV-22B. Además de las misiones COD, se han determinado como misiones secundarias la recuperación de personal incluyendo Búsqueda y Rescate (SAR por sus siglas en inglés), y guerra especial, como la inserción de unidades de fuerzas especiales navales, los conocidos como SEALs.

En enero 2016 la U.S. Navy anunció que sustituiría al veterano avión de transporte C-2A Greyhound por una versión del V-22. El Secretario de la Navy, Raymond Mabus, el Jefe de Operaciones Navales, almirante Jonathan Greenert y el general de marines Joseph Dunford firmaron un Memorandum of Understanding (MOU) para la compra de cuatro Ospreys al año a un precio de 68 millones de dólares cada uno.

Según ese MOU, los primeros aparatos resultarían de la retirada de la línea de producción de doce Ospreys MV-22B de los marines que serían modificados para la Navy. Los marines se encargarán de la formación de los pilotos de la Navy dada su experiencia más dilatada con esta aeronave. En abril 2016 la U.S. Navy aprovechó el evento Sea Air Space para anunciar que tenía planes para adquirir hasta 44 de estos nuevos Ospreys si bien solo ha encargado los citados 39.

Está previsto que los primeros aparatos entren en servicio en 2021 coincidiendo con el primer despliegue opreacccional de la versión para portaviones del F-35 JOint Strike Fighter de Lockeed Martin, el F-35C. Estos aviones serán desplegados en el portaviones USS Carl Vinson (CVN-70) y será ahí donde comiencen a operar los primeros CMV-22B del escuadrón de la Navy creado al efecto, el Fleet Logistics Multi-Mission Squadon 30, con base en la Estación Aeronaval de North Island. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El primer vuelo del CMV-22B Osprey para la Marina estadounidense (Bell Boeing)

·Los Osprey darán apoyo a la flota de portaviones de la Navy (US Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.