Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El portaaviones francés Charles de Gaulle ya está de nuevo a flote

Las obras de mantenimiento mayor y modernización del principal navío de la Marine Nationale francesa entran en su fase final, estando previsto que a principios de 2019 sea de nuevo totalmente operacional. Quince meses después de entrar en el dique seco de Vauban (Tolón), el portaaviones “Charles de Gaulle” o CDG (R 91)  era puesto a flote de nuevo el pasado 16 de mayo para continuar su segundo proceso de mantenimiento mayor o ATM (Arrêt Technique Majeur), que empezó en febrero de 2017. La fase final de los trabajos en el navío continuará en el muelle de la base naval.

El objetivo es completar el proceso en verano para poder llevar  a cabo las pruebas en el muelle y posteriormente las de mar en otoño, según ha informado la empresa estatal francesa Naval Group (anteriormente DCNS), que está dirigiendo los trabajos. Así está previsto que hacia finales de este año el único portaaviones de la Marine Nationale haya completado su ATM, e inicie un crucero de calificación y certificación de sus capacidades en el Mediterráneo Occidental. En dicha salida ya operará con su GAE (Groupe Aérien Embarqué) a bordo, que está compuesto por los cazabombarderos Dassault Aviation Rafale M3, los aviones de alerta temprana Grumman E-2C (modernizados por el programa NP2000) Hawkeye, ambos de la Aviation Navale, y helicópteros de varios modelos de diferentes servicios castrenses  franceses, además se calificará en conjunto al grupo naval, que completa un submarino nuclear de ataque, y los navíos de escolta y logísticos que dan apoyo al Charles de Gaulle.

Una vez completadas todas las evaluaciones y certificaciones, deberá estar totalmente preparado para su nuevo crucero operativo, que durará seis meses y que lo llevará,  a principios de 2019, a aguas del Índico y el Pacífico.  La última misión del Charles de Gaulle antes de su entrada en el astillero de Naval Group, fue la realizada a finales de 2016 frente a la costa de Siria para combatir al terrorismo islámico.  Con un coste de 1.300 millones de euros, el proceso de mantenimiento mayor del portaviones está bajo la dirección de la citada empresa pública nava francesa  y la gestión conjunta del proyecto es labor de la DGA (Direction Générale de l’Armement) y el SSF (Service de Soutien de la Flotte) de la Marine Nationale. Durante un período de 18 meses este colosal proyecto de más de 4 millones de horas de trabajo moviliza hasta 2.100 personas, de las cuales en torno a 1.000 son personal de Naval Group y de las 160 empresas auxiliares subcontratadas por la naval, y 1.100 miembros de la dotación del portaaviones nuclear.

Los trabajos incluyen la renovación de su sistema de combate, nuevos sensores que  incluyen un nuevo radar principal que ahora es un Thales SMART-S, o la adaptación de sus instalaciones para utilizar únicamente como avión de combate al Rafale; tras dar de bajas los SEM (Super Étendard Modernise), que también operaban desde el navío, de los que cinco han sido vendidos a Argentina. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

·El GDG en la rada de Tolón. Foto: Marine Nationale.

·El portaaviones CDG saliendo del dique seco de Vauban. Foto: Naval Group.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.