Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Pentágono quiere un reactor nuclear aerotransportable

El Departamento de Defensa estadounidense está estudiando adquirir un reactor nuclear portátil que pueda ser aerotransportable en un avión del tipo C-17 con el que suministrar electricidad a instalaciones militares alejadas. El objetivo es abastecer instalaciones militares lejanas y reducir la dependencia del combustible para los generadores, reduciendo así la exposición de los convoyes que transportan dicho combustible.

No se trata de un programa de investigación, sino de una solicitud formal a las empresas, de hecho, la petición de propuestas puede consultarse en la página web de la Federal Bussines Oportunitties, donde consta la información sobre el Small Mobile Nuclear Reactor o SMNR.

La petición no viene de un organismo de I+D como DARPA sino de la Oficina de Capacidades Estratégicas o Strategic Capabilities Office (SCO), que busca un diseño que pueda responder con rapidez a requerimientos de potencia eléctrica en diferentes escenarios. Con un peso máximo de 40 toneladas, deberá ser transportable en un C-17 Globemaster III y deberá poder suministrar hasta 10 Megavatios. Con 10 millones de vatios, se trata de un sistema que podría alimentar de electricidad aproximadamente a 3.300 viviendas. Deberá requerir un mínimo de intervención humana, tendrá una duración de al menos tres años y no supondrá ningún tipo de riesgo radiológico. En la Request for Information (RfI) se contempla también que pueda ser empleado en zonas castigadas por desastres ambientales como terremotos, huracanes o corrimientos de tierra con fines humanitarios.

Los despliegues alejados como los de Afganistán, Iraq o Siria han aumentado el consumo de combustible para alimentar los sistemas de generación eléctrica de las instalaciones militares estadounidense, lo que unido al coste de este, ha vuelto a poner de interés los sistemas de generación nucleares como los que desarrolló el U.S. Army en los años sesenta. Además el despliegue de equipos electrónicos con altos consumos eléctricos como instalaciones de radar o los sistemas de defensa aérea basados en láser requerirá incrementar la capacidad de generación eléctrica.

Nada nuevo para el Army

Aunque ahora la principal diferencia es la posibilidad de aerotransportar el reactor nuclear, en los años sesenta el U.S. Army comenzó en 1.954 el denominado Nuclear Power Progam, un programa de desarrollo de reactores nucleares compactos y desplegables con los que alimentar instalaciones militares remotas, sistemas que en algunos casos han estado en funcionamiento hasta hace poco con pocos problemas

Por ejemplo, entre 1964 y 1972 en la estación de investigación McMurdo en la Antártida hubo desplegado un reactor nuclear denominado PM-3A  que sin embargo generó bastantes problemas y tuvo una disponibilidad de solo el 72 %. En la actualmente cerrada Sundance Air Force Station (AFS) en Sundance, Wyoming, hubo una instalación de vigilancia aérea mediante radar que contó para su funcionamiento con una planta nuclear portátil denominada PM-1 (Portable Medium 1).

Alaska contó entre 1.962 y 1.972 con un reactor nuclear en la base Fort Greely, denominado SM-1A, como parte de un programa experimental para estudiar si se podían emplear generadores nucleares compactos para dotar de autonomía energética instalaciones militares muy alejadas gastando menos dinero que empleando combustible diésel. En este caso se alimentaba una instalación de radar para detectar hipotéticos misiles procedentes de la Unión Soviética. El coste del reactor fue de 17 millones de dólares aunque sus costes de operación y mantenimiento fueron finalmente más altos de lo esperado, superiores al coste de operar con combustible diésel. Podía generar 1.8 Megavatios de electricidad y 20 megavatios de energía térmica incluyendo vapor para calentar la instalación. Desde su desactivación, la instalación ha sido desmontada y clausurada.

Menos conocida fue la instalación de un reactor nuclear portátil en la base experimental de Camp Century en Groenlandia, de nuevo en plena Guerra Fría. En 1960 se dio inicio a un programa de investigación que pretendía construir túneles bajo el hielo de un glaciar bajo los que operar lanzadores de misiles nucleares. Entre 1.960 y 1.963 el suministro eléctrico corrió a cargo del primer reactor nuclear móvil denominado PM-2A construido por la compañía Alco. Cuando se comprobó que el movimiento del glaciar hacía inútiles las instalaciones, estas se abandonaron en 1.965  y el reactor fue trasladado.

El Canal de Panamá también vio operar un reactor nuclear portátil, en este caso instalado en un veterano buque de la clase Liberty de la Segunda Guerra Mundial convertido en barcaza y bautizado Sturgis que portaba un reactor nuclear denominado MH-1A para alimentar de electricidad las instalaciones militares y civiles estadounidenses en la zona. La planta nuclear fue construida en 1.960 por Martin Marieta por 17,2 millones de dólares, haciendo del Sturgis la primera planta nuclear flotante del mundo. Estuvo funcionando en Panamá entre 1.968 y 1.975 donde era capaz de generar 10 Megavatios hasta que fue dado de baja en 1.976. Su desmantelamiento comenzó en 2.014 y finalizó el año pasado en Texas.

El Pentágono perdió el interés en estos programas con el bajo coste del petróleo hasta que en el año 2.000 la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) puso en marcha un programa de 150 millones de dólares para desarrollar reactores nucleares pequeños y modulares para bases militares avanzadas con el que alimentar, por ejemplo una base que albergue a 1.000 soldados. Queda pendiente el asunto de si los países donde se encuentren esas bases militares darán permiso para instalar en su territorio este tipo de equipos. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El C-17 deberá poder transportar el reactor nuclear. En este caso transportando un contenedor que porta un satélite de comunicaciones en 2017 (USAF)

·La planta propulsora PM-3A llegando a la estación polar McMurdo (NSF)

·La barcaza Sturgis durante su estancia en la National Defense Reserve Fleet (NDRF) de Fort Eustis, Virginia (U.S. Army)

·Un reactor nuclear portátil diseñado por el Laboratorio estadounidense de Los Álamos (Los Alamos National Lab)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.