Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Pentágono quiere desvelar los secretos de la defensa antiaérea rusa adquiriendo un radar ucraniano

Uno de los sistemas de defensa aérea más capaces, que ha sido exportado por Rusia   a varios clientes internacionales, incluyendo Irán, es el S-300. Es previsible por tanto que se trate de un sistema de gran interés para el Pentágono, lo que explicaría la noticia ahora conocida de la adquisición por parte de este de un radar 36D6M1-1 ucraniano.

La noticia era dada a conocer por Defence-blog, tras conocer el informe emitido por la empresa estadounidense ImportGenius que monitoriza las importaciones y exportaciones que pasan por diferentes puertos estadounidenses.

En una nota de dicha empresa del pasado 12 de julio a la que ha tenido acceso defensa.com se publica el Listado de Carga correspondiente a un encargo realizado por el Mando de Contratación del Ejército de Tierra estadounidense de Orlando, Florida (U.S. Army Contracting Command Orlando u ACC-ORL) a la empresa ucraniana SFTC “Progress” consistente en un radar de defensa aérea tridimensional “36D6M1-1”.

Según la citada Lista de Carga, el ACC-ORL ha recibido el citado sistema de defensa aérea procedente de la compañía SFTC “Progress”, compañía ucraniana especializada en la importación y exportación de material de defensa y de doble uso.

El 36D6M1-1 es un radar 3D de vigilancia del espacio aéreo desarrollado por el complejo científico y de producción Isrkra en Ucrania. Está diseñado para actuar por separado o integrado en un sistema de defensa aérea o para controlar el tráfico aéreo militar o civil incluso en condiciones de perturbación electrónica o jamming.

El sistema ucraniano es heredero del 36D6 (código OTAN “Thin Shield) ruso, diseñado para detectar blancos aéreos, identificarlos como amigos o enemigos, realizar perturbaciones electrónicas además de controlar y guiar grupos de defensa antiaérea de misiles como el S-300 PMU donde se encarga del reconocimiento y la adquisición de objetivos. Es efectivo contra blancos que vuelan a altitud, baja media y alta, incluso misiles de alta velocidad con secciones radar transversal de 0,1 metros. El sistema puede portar su propio sistema de generación eléctrica y va montado sobre el semirremolque de un camión lo que le otorga gran movilidad. Presenta una gran inmunidad contra interferencias electrónicas, pudiendo procesar datos de 100 objetivos y seleccionar hasta 60 de ellos para su guiado automático.

La adquisición de este sistema por parte del Departamento de Defensa estadounidense se explicaría por la necesidad de conocer en profundidad la tecnología que se esconde tras los radares de diseño y fabricación ruso desplegados en diferentes versiones en países como Rusia, Irán o China. También resultaría una herramienta muy válida para la formación de pilotos de aviones de combate que debieran operar en entornos donde se encuentra este sistema, pudiendo conocer sus características técnicas y por tanto sus puntos flacos.

Resulta interesante recordar ahora que el verano pasado el grupo ucraniano Ukroboronprom en el que se integran las compañías de defensa del país informó que una empresa ucraniana denominada LLC “KIT”, supuestamente controlada desde Rusia intentó bloquear la fabricación del radar ucraniano alegando el impago de patentes por derechos de propiedad a compañías rusas. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El radar ucraniano

·El radar ruso 36D6 (Global Security)

·Listado de Carga (ImportGenius)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.