Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Overbooking de navíos de la Real Marina británica en Gibraltar

Aunque la presencia de los buques de combate de la Royal  Navy en la última colonia de Europa es más que frecuente, no lo es tanto que en un plazo de 48 horas recalen tres unidades, cada una implicada en una misión diferente, y menos que se crucen con el liberado petrolero iraní “Grace I”. El pasado sábado, 17 de agosto, entraba en el puerto de Gibraltar la primera de ellas, la fragata HMS (His/Her Majesty's Ship)  “Kent” (F-78), del denominado tipo 23. Este navío de escolta venía procedente de su puerto base o  Portsmouth, de donde había salido el día 12, como ya adelantó defensa.com.

Según fuentes británicas, la fragata relevará al destructor HMS “Duncan” (D-37), que está actualmente operando en el Golfo Pérsico. 24 horas después este navío de escolta zarpaba camino de este foco de tensión, donde está previsto se integre en el recién formado dispositivo aeronaval de seguridad marítima,  liderado por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. La F-78 trabajará junto al navío del mismo tipo HMS “Montrose” (F-236) para escoltar principalmente a los buques de bandera británica a través del Estrecho de Ormuz.

En los muelles de Gibraltar, la fragata coincidía por unas horas con el destructor HMS “Defender” (D-45), que como el referido D-37 es del tipo  45.Este navío, antes de recalar en el Peñón de soberanía británica, participó en el ejercicio “Konkan”, uno de tipo Pasex, que realizó en el Canal de La Mancha con la fragata india INS “Tarkash” (F-50), un navío de la clase “Teg”, diseñado y construido en los astilleros rusos de Yantar (Kaliningrado).

La escala del D-45 en Gibraltar, que apenas se prolongó un día, ya que sirvió básicamente para repostar camino de su despliegue en la lejana región de Asia-Pacífico, con el objetivo, según los británicos, “de fortalecer los ya sólidos lazos de defensa y demostrar el compromiso del Reino Unido con la paz y la prosperidad en la región”. La próxima presencia del navío demuestra la capacidad de estrategia de defensa global del Reino Unido. Para Londres la región de Asia-Pacífico es cada vez más importante para sus intereses económicos, que sufrirán mucho si se aplica como es lo más probable el Brexit sin acuerdo, ya que más de un tercio del comercio del Reino Unido procede de esta zona. Igualmente, la presencia naval, aunque sea simbólica, serviría como elemento de apoyo a la amenazada democracia de Hong Kong, la antigua Colonia británica.

El tercer navío de la Royal Navy que ha llegado a Gibraltar, que el pasado lunes se cruzaba en aguas de la Bahía de Algeciras con el D-45 que salía de los muelles del puerto de la Colonia, era el HMS “Enterprise” (H-88), un navío multirol de salvamento, hidrográfico y de patrulla de la clase “Echo”. 

Curiosamente estas transitadas aguas eran también escenario, la noche entre el 18 y el 19 de agosto, de la salida del petrolero iraní “Grace I”, que las autoridades británicas mantenían retenido desde principios de julio, como ya informó defensa.com. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El destructor HMS “Defender” saliendo del puerto de Gibraltar, al fondo se ve al HMS “Enterprise”. (foto: Royal Navy Gibraltar Squadron).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.