Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Nuevos sistemas de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para proteger sus despliegues expedicionarios

En una conferencia que tuvo lugar hace unos días en el NDIA Armaments Forum, en la ciudad estadounidense de Indianapolis, el coronel Enrico Vendetti de la Fuerza Aérea estadounidense (USAF, United States Air Force) pronunció una interesante conferencia sobre los conceptos de armamento ligero en que trabaja ese ejército. Además de concretar detalles de lo que van a ser sus pistolas, fusiles y ametralladoras, y ahí está la novedad, esbozó áreas en las que trabajan y que parecen van a ser únicas.

Una de ellas es la que se refiere a conceptos con los que brindar protección a determinados lugares donde la USAF envíe sus fuerzas, sobre todo en escenarios asimétricos donde haya una amenaza concreta que sea necesario neutralizar. Valoran usar sistemas de armas ligeras instaladas en contenedores, para así facilitar su transporte y localización allá donde se considera más oportuno su empleo, que se caracterizan por ser autónomas en su acción de fuego o por incidir en una gestión controlada a distancia por un determinado operador.

Las fuerzas de Seguridad de la USAF que contribuyan a las labores de protección dispondrán de sistemas bien distintos de los que hasta ahora empleaban para garantizar que sus asentamientos son menos vulnerables y que sus aviones y otros sistemas quedan fuera de la actuación de los adversarios. Se han decidido por incorporar una solución que genéricamente conocen como CROWS (Common Remote Operating System) y que se basa en un afuste móvil, un control de guiado manejado desde una posición segura y un arma.

En lo que concierne a la USAF se han decidido por combinar varias de estas últimas. Sus equipos de protección incluirían módulos equipados con ametralladoras y misiles. Las primeras son las M134 que fabrica Dillon Minigun, un montaje con seis cañones que dispara municiones del 7,62x51mm a un ritmo de tres mil disparos por minuto y que tienen un alcance efectivo de más de un kilómetro. Tal potencia de fuego sería óptima para batir municiones en vuelo hacia su ubicación -granadas de mortero-, acabar con la presencia de aparatos aéreos controlados a distancia (UAV’s, Unmanned Aerial Vehicles) o hacer fuego contra objetivos terrestres poco protegidos. Complementarían esas armas contundentes con misiles, siendo el elegido el concepto FIM-138 Javelin que tiene un alcance de 2,5 kilómetros y puede acabar con blancos blindados o altamente protegidos.

La USAF confía en montajes modulares que puedan ser ubicados en contenedores pero que en un momento dado puedan ser adaptados a vehículos, como plataformas tipo MRAP (Mine Resistant Ambush Protected), usados en su misión. Cada una de ambas armas, a las que podría añadirse el misil Hellfire que tiene ocho km de alcance y es mucho más letal, se beneficiará de montajes que incorporen una novedosa tecnología en cuanto a su sistema de estabilización (Octavio Díez Cámara)

Fotografías:  

·Una de las opciones más viables es usar los módulos del sistema multitubo M134 instalados en un pedestal estabilizado. (Dillon Minigun)

·La USAF evalúa varios conceptos modulares con sistemas de armas que puedan proteger sus emplazamientos eventuales. (HDT Global)

·Se valora que algunos sistemas puedan ser instalados en vehículos, lo cual abriría la posibilidad de recurrir a plataformas controladas a distancia.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.