Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El nuevo buque fantasma de la US Navy participa en un ejercicio conjunto

El ejercicio anual Dawn Blitz, que simula un desembarco anfibio entre la Marina y la Infantería de Marina estadounidense, contó este año con la participación del buque no tripulado desarrollado en el marco del programa Ghost Fleet Overlord, siendo la primera vez que este buque participa en un ejercicio con la Navy. El Departamento de Defensa estadounidense informaba en fechas recientes de este hito, habiéndose desplazado autónomamente el buque más de 4.700 millas náuticas desde el Golfo de México donde se encontraba hasta la costa de California donde tuvo lugar el ejercicio, realizando el 97 por ciento de la travesía de forma autónoma. Solo tuvo que intervenir la tripulación que lleva a bordo durante la travesía del Canal de Panamá.

Durante su participación en el ejercicio, el buque interactuó con otros de la Marina e Infantería de Marina siguiendo las regulaciones de la navegación, navegando autónomamente más de 130 horas y recorriendo 950 millas náuticas, el 98 por ciento de las cuales sin intervención humana.

El programa Ghost Fleet Overlord comenzó las demostraciones en 2018 y desde entonces ha demostrado en repetidas ocasiones su capacidad para navegar autónomamente en mar abierto, siguiendo las normas de navegación, evitando obstáculos y colisiones.

La flota fantasma de la Navy

Según analizamos el pasado mes de junio, la Marina de los Estados Unidos tiene en marcha un programa de desarrollo cuyo objetivo es materializar dos nuevos tipos de buques no tripulados a los que se refieren ya como Overlord o Flota Fantasma Overlord.  Es un programa desarrollado por la Oficina de Capacidades Estratégicas de la Oficina del Secretario de Defensa que estudia la definición de los nuevos tipos de embarcaciones no tripuladas que requerirá la Marina estadounidense. El programa contempla el desarrollo de dos fases. En la fase 1 que se completó en septiembre se han empleado dos buques de transporte rápido de procedencia civil que se convirtieron en buques no tripulados (Unmanned Surface Vessels o USV) para pruebas.

En junio el Mando de Sistemas de la Marina (NAVSEA) informó a través de las redes sociales que los dos buques que están siendo empleados para pruebas habían completado cuatro días de navegación autónoma. En concreto el NAVSEA informó de que uno de los dos buques de la Ghost Fleet Overlord completó cuatro días de navegación autónoma que incluyeron más de 181 horas de operaciones que cumplían el Reglamento Internacional para Prevenir Abordajes (RIPA) a lo largo de 3.200 millas náuticas.

Durante estas pruebas se estudió la integración de sistemas para convertirlos en autónomos, se realizaron pruebas de navegación autónoma y se estudiaron las mejoras necesarias a aplicar sobre el sistema de propulsión, casco y otros elementos como el sistema eléctrico. También se realizaron demostraciones a lo largo de más de 600 horas de navegación con los dos buques realizando maniobras que cumplan el citado reglamento RIPA que regula la normativa internacional para evitar colisiones.

La fase 2 empleará de nuevo los mismos dos buques adaptados para estudiar la integración de sistemas de misión y equipos de mando y control militares y la realización de pruebas de mayor complejidad. Durante este año está previsto que los dos buques sean transferidos directamente a la Marina para experimentación y en última instancia las lecciones aprendidas con estos dos buques empleados como bancos de prueba se plasmarán en la definición de dos tipos de buques no tripulados.

El denominado Large Unmanned Surface Vehicle  (LUSV) o Vehículo no Tripulado Grande tendrá una eslora de más de 50 metros, completará su diseño conceptual en breve, se revisará el diseño detallado y se elegirá posteriormente un proveedor. El Plan de Evolución de Capacidades de Superficie de la Navy contempla emplearlo como plataforma de fuego distribuido. Para el Medium Unmanned Surface Vehicle (MUSV) ya se está buscando proveedor después de haber revisado el diseño, estando previsto que se entregue en 2023. Tendrá una eslora de entre 12 y 50 metros y según los planes de la Marina, este buque será empleado para portar sensores y para actuar como relé de comunicaciones. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Uno de los buques de la flota Overlord (NAVSEA)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.