Miércoles, 6 de julio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

El misil anticarro Javelin que tanto preocupa a Putin

En el curso de la conversación mantenida la semana pasada entre el presidente norteamericano Biden y su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre la crisis de Ucrania, éste reprochó la entrega de material de defensa a las tropas de Kiev, principalmente misiles Javelin.

Paralelamente, y por primera vez, han aparecido imágenes de las Fuerzas Armadas de Ucrania  en la línea de frente del Donbás portando estos misiles  FGM-148E Javelin,  un claro aviso al Gobierno de Moscú, que lleva meses acumulando sus fuerzas en la zona. Además, el pasado mes de noviembre, el jefe de la principal agencia de inteligencia militar de Ucrania comentaba que estos misiles norteamericanos habían sido disparados por primera vez en la región oriental de Donbás contra las fuerzas armadas independentistas, que son apoyadas directamente por el poderoso ejército terrestre de la Federación de Rusia.

El conflicto se remonta a mayo de 2014,  cuando la población de origen ruso del Donbás (provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk) proclamó su independencia con apoyo del Kremlin, (que aquel mismo año había tomado Crimea), lo que motivo el inició de una guerra convencional que cesó a principios de 2015, si bien desde esde entonces se mantiene una línea de frente, con continuos incidentes armados y un goteo de muertos por ambas partes.

En los últimos meses Moscú ha concentrado más de 100.000 efectivos en la frontera ucraniana, generando una tensión internacional más propia de la Guerra Fría que podría tornarse en una guerra abierta de consecuencias impredecibles. En este contexto se comunicaron directamente los líderes de EEUU y Rusia vía telemática el pasado 7 de diciembre.

Putin expresó que la entrega de armamento de última generación por parte de Estados Unidos a Ucrania, una ayuda cifrada en unos 2.500 millones de dólares, era inaceptable. Lo que más preocuparía a Moscú de esa ayuda (que incluye el entrenamiento en uso del material) son los referidos Javelin, cuyas primeras imágenes en la línea del frente publicó en twitter el periodista Patrick Reevell, dado que serían una  importante amenaza, más en un rol defensivo, para frenar a las poderosas fuerzas acorazadas rusas en caso de invasión.

No obstante, los Javelin ucranianos, que serían de una de las más modernas versiones, la referida FGM-148E, se tendrían que testar en combate real contra los nuevos sistemas de autoprotección activa desarrollados en Rusia e instalados en carros de combate y otros medios blindados, usando la experiencia operativa obtenida en la ya larga intervención en Siria. 

El sistema de armas Javelin, que fabrican las multinacionales norteamericanas Raytheon and Lockheed Martin, consta de la unidad de lanzamiento o Command Launch Unit (CLU) y el proyectil de doble cabeza. El CLU de 6,4 kilogramos, es uno de los más livianos de ese tipo del mercado, mientras que el misil pesa 15,9 kilogramos, lo que da un peso total de 22,3.  El sistema, de los denominados de "dispara y olvida", tiene un alcance efectivo de hasta 4 kilómetros y cuenta con una muy eficaz guía infrarroja de cadmio/mercurio.

En 2018 Ucrania encargó un primer lote de 210 misiles y 37 CLU, que a finales de 2019 incrementó con otros 150 proyectiles y 10 lanzadores, siendo recibidos entre 2018 y  junio de 2020 mediante un programa de ventas militares internacionales o Foreign Military Sales (FMS). Además, la FMS incluye el mantenimiento de este material y el entrenamiento y capacitación del personal durante todo el ciclo de vida del sistema antitanque. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Militares ucranianos portando los tubos que contienen misiles “Javelin”, en  la línea del frente del Donbás. (foto: Patrick Reevell).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.