Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los marines prueban su sistema antibuque desde vehículo autónomo NMESIS

La capacidad antibuque es una de las líneas fundamentales de la planificación Force Design 2030 de la Infantería de Marina estadounidense. Bajo esta doctrina, pequeñas unidades de marines deberán poder desplegarse por diferentes medios en zonas litorales o insulares en bases avanzadas, incluso en áreas congestionadas y emplear sistemas de misiles antibuque para neutralizar amenazas a largas distancias para asegurar el control del mar y contribuir a la negación de ese al adversario.

Ante esta necesidad, que ya adelantamos a comienzos del año pasado, se ha realizado un ejercicio en el que se han validado algunos de estos conceptos, incluyendo el combate antibuque, empleándose por vez primera un nuevo sistema denominado NMESIS (por Navy Marine Expeditionary Ship Interdiction System) es decir, Sistema Expedicionario de Interdicción de Buques para la Marina y los Marines, resultado de combinar el misil antibuque Naval Strike Missile (NSM) en un vehículo no tripulado basado en el todo terreno JLTV (Joint Light Tactical Vehicle) denominado ROGUE (por Remotely Operated Ground Unit for Expeditionary) o Unidad Terrestre Operada Remotamente para Expedicionarios de Oshkosh Defense.

El ejercicio SINKEX (Sea Live Fire Training Exercise) formaba parte de un ejercicio mayor denominado Large-Scale Exercise 2021, una prueba en la que tanto la Marina como  la Infantería de Marina estadounidense probaron nuevos conceptos de lucha antibuque empleando fuego real. Concretamente el 15 de agosto se realizó un ejercicio con fuego real con el citado sistema NMESIS que fue desplegado mediante un avión KC-130J  al Campo de Pruebas de Misiles del Pacífico en Barking Sands, Hawái. Desde esa instalación se lanzaron dos misiles NSM contra una fragata dada de baja situada a 100 millas náuticas, impactando en ella y hundiéndola posteriormente. Al día siguiente el sistema fue transportado a bordo de un aerodeslizador del tipo LCAC (Landing Craft Air Cushion) hasta el buque USS “San Diego”, demostrando las múltiples opciones de despliegue y movilidad del sistema.

El empleo del vehículo no tripulado ROGUE permite alejar a la tripulación de un lanzador convencional del área de peligro, manteniendo la misma movilidad todo terreno del JLTV en el que se basa. Puede funcionar operado a distancia o siguiendo a otro vehículo en modo convoy, estando prevista la integración de otros sistemas de armas según afirma el fabricante. Para la Infantería de Marina, el éxito de la demostración LSE valida la madurez del concepto ROGUE como plataforma de armas.

En cierta medida nos recuerda la prueba realizada por el Ejército de Tierra estadounidense el pasado mes de julio con el lanzador de cohetes HIMARS robotizado denominado AML (Autonomous Multidomain Launcher), orientado también al empleo de sistemas de armas de elevada letalidad y movilidad en áreas congestionadas, siendo la región de Asia Pacífico en la que se plantea el Pentágono la necesidad de contar con sistemas de este tipo. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El sistema NMESIS probado recientemente por la Infantería de Marina estadounidense (USMC)

Instante en el que uno de los misiles NSM es lanzado desde el NMESIS (USMC)

En esta imagen se ve a bordo del aerodeslizador el NMESIS, un vehículo de mando y otro JLTV (USMC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.