Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Marina estadounidense quiere una “flota fantasma” de buques no tripulados

La Marina estadounidense ha puesto en marcha un programa de construcción de diez buques no tripulados dotados de sistemas de armas con los que configurar la que ha sido ya bautizada como la “Flota Fantasma” (Ghost Fleet).

Está previsto construir estos diez buques en los próximos cinco años, según se incluye en los planes de adquisición de la U.S. Navy, que ha reservado en el ejercicio fiscal 2020 los primeros 400 millones de dólares de los 2.700 previstos que costará el proyecto hasta 2024.

Y no serán buques pequeños, serán mayores que el “Sea Hunter”, el mayor buque no tripulado con que cuenta la U.S. Navy desde 2018 y que está catalogado como buque de tamaño medio no tripulado o “Medium Displacement Unmanned Surface Vehicle “(MDUSV).  Este con 60 metros de eslora y 140 toneladas se queda muy por debajo de las 2.000 toneladas y una eslora de hasta 90 metros que tendrán los nuevos buques, lo que los convierte prácticamente en corbetas no tripuladas, recibiendo por ahora la denominación de Large Unmanned Surface Vessel o LRSV.

Se trata de plataformas no tripuladas que irán dotadas de sensores y armamento y cuyo rol principal será incrementar la capacidad de detección de amenazas a las flotas, sobre todo los misiles antibuque de largo alcance con que cuentan Rusia y China. Estos disponen de misiles antibuque de crucero y hasta del tipo balístico, por ejemplo los Dong Feng chinos, concretamente los DF-21D y DF-26 que cuentan con alcances de más de 1.000 millas náuticas.

Para interceptarlos antes de que ataquen a buques principales como portaviones o buques anfibios, se dotará a los LRSV con misiles antiaéreos como los Standard SM-6, misiles que como vimos también pueden ser empleados contra objetivos de superficie y contra misiles balísticos en fase terminal. Sería un paso más en el concepto de letalidad distribuida por el que apuesta la Marina estadounidense hace años y que contempla desplegar gran número de sistemas de armas en gran número de plataformas de superficie para aumentar la capacidad de pegada y cubrir mayor superficie. Estos misiles Standard irían previsiblemente montados en sistemas de lanzamiento vertical (VLS) del tipo MK 41 o MK 57, por lo que podrían integrarse también misiles antibuque o de otro tipo.

Aunque el diseño no ha trascendido, la plataforma usada en las presentaciones hasta ahora era un buque del tipo Offshore Support Vessel (OSV) como los construidos por el astillero de Florida RiverHawk Fast Sea Frames encargados por la Navy para la Marina Iraquí. Se han entregado dos buques valorados en 70 millones, el “Al Basra” (OSV 1) y el “Al Fayhaa” (OSV 2) que se emplean en misiones de seguridad actuando como buques nodrizas de patrulleras y vigilando las instalaciones petrolíferas iraquíes.  (José Mª Navarro García)

Fotografía: El Sea Hunter, por ahora el mayor buque no tripulado de la US. Navy (US Navy)

·El OSV 1 Al Basra podría servir de base para los LUSV (US Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.