Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Mando de Operaciones Especiales estadounidense busca nuevo blindado

Entre el catálogo de equipamiento del Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM por sus siglas en inglés) encontramos unos vehículos poco conocidos como son los blindados 6x6 Pandur de origen austríaco (emparentados con los Blindados Medios de Ruedas BMR 600 españoles). Estos son empleados desde hace años tanto por los Delta Force como por el 75 Regimiento de Rangers y han sido vistos en conflictos recientes, también junto a más modernos 8x8 Strykers en manos de estos últimos.

Los acontecimientos de la conocida como “Batalla de Mogadiscio” de octubre de 1993 en Somalia recomendaron a las unidades de operaciones especiales que participaron en aquel enfrentamiento la necesidad de disponer de vehículos blindados que pudieran ser empleados en determinados despliegues en los que el nivel de protección debería ser mayor que el que se disponía hasta entonces.

Tras una licitación internacional, se decidió adquirir un lote de 50 vehículos 6x6 Pandur diseñados por la compañía austríaca Steyr-Daimler-Puch, integrada en el grupo General Dynamics European Land Systems (GDELS) que llegaron a un acuerdo con la compañía estadounidense AV Technology de Michigan para fabricar los vehículos con asistencia de GDELS. Nacía así en marzo de 1999 el llamado Armored Ground Mobility System (AGMS) y en marzo de 2000 se comenzaron las entregas si bien finalmente parece que no se llegaron a adquirir los 50 vehículos previstos.

Respecto a los vehículos construidos por GDELS para  la Guardia Nacional de Kuwait en los que se basaba el AGMS, se añadieron una serie de mejoras como un blindaje avanzado pasivo, una ametralladora de 12,70 mm. en el techo, un sistema centralizado de control de presión de neumáticos y en algunos vehículos se habría instalado posteriormente un sistema de propulsión eléctrica que permitía emplear los vehículos en modo silencioso durante operaciones sobre todo nocturnas. Estos vehículos están configurados para transportar a 7 soldados además del conductor y el jefe, habiendo sido vistos en los conflictos recientes con gran cantidad de equipo encima, incluyendo incluso lanzadores de misiles anticarro TOW.

Sin embargo el USSOCOM busca reemplazo para estos vehículos y es que a través de una de las conocidas plataformas de contratación electrónica, se ha publicado un documento del tipo Request for Inforation (RFI) para el denominado Joint Armored Ground Mobility System (JAGMS). En dicho documento se exponen algunos de los requerimientos básicos del nuevo vehículo como son la necesidad de acomodar entre 9 y 11 soldados, que sea posible transportarlo dentro de un C-130 Hercules y que cumpla las especificaciones de supervivencia recogidos en un anexo que por razones obvias no es de dominio público.

El USSOCOM quiere conocer las propuestas del mercado si bien busca opciones que no requieran transformaciones complejas ni estén en fase de desarrollo ya que las pruebas comenzarán entre 2023 y 2024 y el despliegue del modelo seleccionado en 2024 o 2025. Las empresas interesadas tienen de plazo hasta el 10 del próximo mes de abril para inscribirse.

Si bien en la solicitud no se especifica el formato de vehículo, es previsible que se trate de un 8x8 si tenemos en cuenta el incremento de capacidad de transporte contemplada (de 7 a 9-11 personas) y que al 75 Regimiento de Ranger se le ha visto en Siria por ejemplo empleando los Stryker hace dos años e iba también notablemente cargado, a semejanza de los AGMS.

En una presentación del Army en la que se trataba el este programa (aún denominado Next Generation AGMS) se citaban características como la capacidad para transportar armamento pesado, la protección balística y una mayor capacidad de transporte de soldados de operaciones especiales. Se especificaban 4.500 libras de carga como requisito (algo más de 2 toneladas), la necesidad de dotarlo con mejores elementos de visión con los que incrementar la conciencia situacional y la necesidad de incorporar estaciones de armas de empleo remoto de mayor potencia.

Estas últimas especificaciones van ligadas a la adopción de elementos electroópticos de vigilancia, no solo los del conductor y el jefe, sino por ejemplo cámaras perimetrales o sistemas de visión de largo alcance, algunos asociados al sistema de armas principal. Existen múltiples opciones, desde torres de empleo remoto con cañones de 30 mm. de accionamiento eléctrico y tamaño compacto o compactas como la CROWS II que puede incluso recibir misiles anticarro Javelin. En el caso del conductor se podría así prescindir de la aparatosa cabina de cristal blindado con que se ha visto al Pandur en múltiples ocasiones. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Una de las pocas fotos oficiales del AGMS a bordo de un avión de transporte (USAF)

Presentación del Army sobre el Next Generation AGMS (Army)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.