Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos busca nuevas aeronaves tripuladas

En las conferencias SOFIC que el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM) realizó hace algunas semanas informaron, con cierto lujo de detalles, de distintas iniciativas en desarrollo para proveerse con nuevas plataformas aéreas. Además de programas relacionados con el avión de transporte C-130 Hércules, que ya avanzamos en defensa.com, sobre el que estudian modificarlo para brindarle capacidades anfibias o transformarlo como plataforma artillada controlada a distancia, evalúan un reactor de altas prestaciones con capacidad de aterrizar y despegar en vertical (VTOL, Vertical Take Off Landing); asimismo, trabajan en distintas municiones y sistemas de lanzamiento para armarlos o pequeños contenedores alojando novedosos sistemas radar con los que apoyar las necesidades de los Equipos Operativos en tierra.

Junto a esas actuaciones, que parecen inscribirse en un entorno a medio y largo plazo, tienen en marcha otras más contundentes y con visos de ser pronto una realidad. En esa búsqueda se inscribe un contrato de cerca de 20 millones de dólares otorgado hace unas semanas a cinco compañías estadounidenses para, dentro del esfuerzo designado AOE ( Armed Overwatch Effort), llevar a cabo la selección y adquisición de aeronaves de bajo coste de adquisición y operación que puedan realizar cometidos de vigilancia y ataque en terrenos donde cuenten con los mínimos apoyos para su operación y mantenimiento.

Los contratos han ido dirigido hacia cinco productos concretos: el avión de ataque Bronco II, un monomotor de ala alta cuyo desarrollo lidera Leidos y que incluye distintos puntos para armas en sus semialas para que sus dos pilotos puedan localizar distintos objetivos y batirlos con el fuego preciso de las mismas; el monoplaza multirol MC-208 Guardian de MAG Aerospace que podría ser empleado tanto en operaciones de vigilancia y apoyo cercano (CAS, CLose Air Support) como en cometidos de evacuación de bajas o de transporte, todo ello sin necesidad de reconfigurarlo; el AT-6 Wolverine de Textron Aviation Defense, es un aparato de ataque ligero surgido de la evolución del Texan II de adiestramiento pero modificado con una torreta optrónica y soportes subalares que admiten incluso bombas guiadas por láser/GPS de 250 kilogramos; el AT-802U Sky Warden de L-3 Communications Integrated Systems que es un monoplaza multimisión que ha sido promocionado bajo el concepto Air Tractor, o el apartado de transporte ligero MC-145B Wily Coyote de Sierra Nevada Corporation que es un pequeño bimotor capaz de llevar una carga de 900 kilogramos a una distancia de 1.000 millas o de transportar un pequeño grupo de paracaidistas para lanzarlos de forma discreta allá donde sea necesario que operen.

Con las evaluaciones que el SOCOM hará con más intensidad de ellos pretenden reemplazar a los actuales U-28 Draco y avanzar hacia la obtención de otras capacidades. Se estima que en total requerirían para cometidos CAS unas 75 plataformas aéreas y que la decisión se tome pronto pues se buscaría incidir en su adquisición con fondos del año fiscal 2022; por cierto, señalar que el Congreso estadounidense bloqueó en 2021 que el SOCOM se dotase de aviones pero dejó abierta la opción de que siguiesen evaluándolos. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía:  El avión Bronco II incluye una serie de módulos, situados bajo la doble cabina, que permiten su rápida transformación de un cometido a otro en pocas horas. (Leidos)


El USSOCOM ha dado 20 millones de euros en contratos a cinco compañías para que le presenten sus propuestas sobre distintos modelos de plataformas aéreas. (USAF)


Además de aviones, los objetivos a medio y largo plazo son incorporar distintas soluciones tecnológicas y sistemas de armas para ser usados en plataformas aéreas. (SOCOM)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.