Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La llegada del F35 a Bélgica requerirá modificar las bases aéreas

Bélgica seleccionó en 2018 el avión de combate F-35A de Lockheed Martin para reemplazar sus aviones de combate F-16, lo que tendría efectos sobre las horas de vuelo y el número de aeronaves de la Fuerza Aérea de dicho país según analizamos posteriormente.

Ahora a través de medios belgas ha trascendido que la llegada de los F-35 requerirá la modificación de las bases aéreas de Florennes y de Kleine-Brogel, obras que costarán nada menos que 275 millones de euros. La base de Florennes, que acoge parte de los F-16 actualmente en servicio (en el 2ª Ala Táctica), será la primera en comenzar las obras en 2022. Un año después está previsto que comiencen las obras en la base de Kleine-Brogel, sede del 10ª Ala Táctica, también con F-16.

Estas bases requieren la construcción de edificios para la tripulación y personal de mantenimiento, para la planificación de las misiones, para acoger hasta cuatro simuladores, hangares y nuevas cubiertas en las pistas.

Bélgica comprará un total de 34 nuevos aviones para su Fuerza Aérea, que se desplegarán a partir de 2023, con una inversión de 3.800 millones de euros. La llegada del nuevo avión a Bélgica no tendrá lugar hasta 2025. Antes, entre 2023 y 2024 comenzarán las entregas de los primeros ocho aparatos, que sin embargo permanecerán en Estados Unidos para ir formando sus tripulaciones. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un F-35A Lightning II estadounidense (USAF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.