Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Fuerza Aérea estadounidense habría volado un prototipo de avión de combate de sexta generación

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos habría diseñado, construido y volado, totalmente en secreto, un prototipo de avión de combate de sexta generación, según las declaraciones de Will Roper, Secretario Adjunto de la Fuerza Aérea estadounidense para Adquisiciones, Tecnología e Industria. Se trataría de un primer demostrador del programa Next Generation Air Dominance (NGAD) que contempla el desarrollo de un avión de combate de próxima generación que vendría a reemplazar a los F-22 y F-35 de Lockheed Martin.

Estas afirmaciones las realizó Roper en el marco de la Conferencia Virtual sobre Aire, Espacio y Ciberespacio organizada por la Asociación de la Fuerza Aérea estadounidense que ha tenido lugar entre el 14 y el 16 de este mes. En lo que supone una verdadera revolución en el panorama actual Roper afirmó que “ya construimos y pilotamos un demostrador de vuelo a escala real en el mundo real y batimos records”, añadiendo que “estamos cerca de construir una aeronave de próxima generación de una forma que nunca antes se hizo”.

No entró en más detalles a pesar de las múltiples preguntas, aduciendo el carácter confidencial del programa NGAD que contempla no solo el desarrollo de un nuevo avión de combate, sino de aeronaves no tripuladas y otras plataformas interconectadas a través de redes. Tampoco informó del fabricante del prototipo o de las empresas participantes en el programa o si se trataba de una aeronave tripulada u operada remotamente.

Para Roper lo importante es que se había podido alcanzar este hito tras solo un año desde que comenzó el análisis de alternativas. Según Roper, “la Fuerza Aérea ha probado que puede usar técnicas de fabricación de última generación para construir y probar una versión virtual de este futuro avión de combate y luego construir un prototipo a escala real y hacerlo volar con sistemas de misión a bordo”.

Recordemos que el programa NGAD se presentó formalmente en octubre del año pasado, como informó precisamente Will Roper en su momento en una entrevista al medio Defense News. Entonces afirmó que la oficina de este programa adoptaría un enfoque rápido para desarrollar varios lotes de aviones de combate con diferentes empresas”, citando la iniciativa Century Series bajo la cual en la década de los cincuenta supuso el desarrollo de varios aviones que luego entrarían en servicio en la Fuerza Aérea (del F-100 al F-106) de hasta cinco fabricantes distintos.

Pocos candidatos

La concentración del sector de defensa y aeroespacial estadounidense hace que solo queden actualmente tres fabricantes capaces de enfrentarse a un reto como este, caso de Lockheed Martin, con su división Advanced Development Program (ADP) más conocida como Skunk Works, Northrop Grumman, que compró en 2011 el especialista en diseño avanzado Scaled Composites y Boeing. Precisamente en 2017 Skunk Works informaba de sus trabajos en el desarrollo de un avión de combate de sexta generación en el marco de los programas denominados entonces F-X en el caso de la Fuerza Aérea y F/A-XX en el de la Marina de guerra. Resulta interesante analizar las características descritas entonces como fundamentales en el futuro avión de combate de sexta generación para aventurar las capacidades del prototipo ahora anunciado.

De entre los tres fabricantes, solo Lockheed Martin, a través de su división ADP menciona públicamente su participación en el programa NGAD, afirmando que “Skunk Works está comprometida en desarrollar capacidades técnicas avanzadas e investigar en nuevas formas de desarrollar las plataformas aéreas del programa NGAD y en el desarrollo de mejoras potenciales aplicables a las plataformas actuales”. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Ilustración de Lockheed Martin sobre el futuro avión de combate de sexta generación (Lockheed Martin)

El doctor Roper (USAF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.