Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Una empresa conjunta entre Safran y MTU resolverá la disputa del motor del Futuro Avión de Combate europeo

La francesa Safran y la alemana MTU Aero Engines se han aliado al 50 por ciento para propulsar como primer contratista el sistema futuro de combate aéreo europeo FCAS (Future Combat Air System). Safran será el contratista principal, mientras que MTU el subcontratista en la fase de Investigación y Tecnología. Luego, las compañías trabajarán a la par y establecerán una sociedad conjunta para desarrollar el motor y obtener la certificación requerida. La Dirección General del Armamento (DGA) de Francia confía en una propuesta a corto plazo sobre la distribución del trabajo. De esta forma ambas partes han encontrado una solución con respecto al programa europeo NGF (Next Generation Fighter). Safran Aircraft Engines encabezará el diseño e integración de los motores y la cámara de combustión, la turbina de alta presión y el quemador posterior; y MTU Aero Engines los servicios, así como los compresores de baja y alta presión y la turbina de baja presión.

Su empresa conjunta Aerospace Embedded Solutions (AES) estará a cargo del hardware y software de control. La intención es lograr una participación equitativa en el programa de la industria franco-alemana, suponiendo una financiación equilibrada de ambos países. Joel Barre, jefe de la oficina de adquisiciones de la DGA, dijo que dos obstáculos debían superarse antes de poner en marcha el desarrollo del demostrador tecnológico del NGF por Dassault Aviation: "El primer elemento es organizar la entrada de España en el programa”. La ministra de Defensa española, Margarita Robles, firmó el 17 de junio, el día inaugural del Salón de Le Bourget (París), un acuerdo marco para incorporar a España al FCAS. En este ámbito, Indra será nombrada como un importante subcontratista de Dassault y se le adjudicarán contratos de investigación y desarrollo.

“El segundo elemento, más sensible, es nombrar a Safran como contratista principal en el programa del motor, con MTU Aero Engines como socio industrial. Las responsabilidades industriales deben establecerse claramente para garantizar el equilibrio en el trabajo asignado a las empresas ”, dijo Barre. Explicó que los problemas con los motores de tetraturbohélice de nueva generación TP-400 del avión de transporte Airbus A400M ralentizaron sus entregas. Alemania había encargado la mayor cantidad de A400M, abriendo el camino para que la industria germana aprendiera a construir componentes centrales del motor. Eso llevó a retrasos costosos y un compromiso francés para evitar futuros grandes consorcios industriales. Estamos en conversaciones con ambas compañías para mantener el equilibrio en el reparto industrial entre las naciones, afirmó Barre.

Fotografía: Maqueta del FCAS (foto: Guillermo Pis).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.