Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ejército de los Estados Unidos ultima las pruebas de su novedoso Vehículo de Escuadrón de Infantería

Carreteras polvorientas y un entorno desértico, el característico de las instalaciones que el Ejército de los Estados Unidos tiene en el Polígono de Yuma (Arizona), han sido parte del escenario seleccionado para poner al límite, y a así validar sus prestaciones reales, al vehículo ligero todo terreno más moderno del U.S.Army.

El equipo en cuestión, que se conoce con las siglas ISV (Infantry Squad Vehicle), es un todo terreno de altas prestaciones, producido por General Motors, que viene a cubrir un nicho en el que hasta ahora se empleaban distintos tipos de plataformas. En 2020 se inició el proceso de adquisición que va a intentar conseguir la compra de varios cientos de ellos para así dotar a cada una de las brigadas BCT (Brigade Combat Team) con 59 ejemplares, usándolos en ellas para facilitar los movimientos más rápidos y dinámicos de pequeños contingentes de personal -pelotones- y así complementar a otros medios blindados y no blindados ahora en uso.

Las pruebas que se han venido desarrollando en las últimas semanas, conocidas como RAM (Reability and Mantainability), continuarán en los próximos meses para comprobar prestaciones y pulir los últimos defectos antes de la entrada en producción en masa. Se pretende realizar con los ejemplares ISV de preserie recorridos de unas 5.000 millas en condiciones hostiles y en un escenario con gradientes elevados, terrenos arenosos y mucho polvo, para así verificar que es tan confiable y mantenible como se pretende; en esa validación el vehículo es llevado por un conductor y se simulan, con dummies de plástico del peso correspondiente, al resto de personas que podrían ubicarse en él.

El ISV, del que se pretende fabricar 649 ejemplares para 11 BCT con entregas entre 2021 y 2025 -las primeras en recibirlo serán las brigadas de la División Aerotransportada 82 acuartelada en Fort Bragg, es un producto de origen comercial convenientemente modificado. Se parte del chasis del Chevy Colorado ZR2 y al mismo se añaden otros elementos del mismo origen, lo que implica que el 90% del vehículo resultante tiene todo en común con partes de origen civil. Se busca así que sea fácilmente mantenible y que pueda reparase en distintos entornos. La propulsión combina un motor turbo diesel de 2,8 litros asociado a una caja de cambios automática de seis velocidades.

De su capacidad total, decirles que podría transportar hasta nueve personas, aunque lo usual es que lleve seis con el equipo asociado a sus necesidades de combate. Por su peso y concepción con estructura tubular exterior se consigue que sea fácilmente transportable en distintos tipos de helicópteros y en aviones, para así proyectarlo por vía aérea. Se contempla también un gran radio de acción táctico y estratégico gracias a sus propios depósitos de combustible.  (Octavio Díez Cámara)

Fotografia:  El aspecto del ISV es contundente. Sus prestaciones son notables y será empleado en la proyección de pequeños equipos de militares. (US Army)


Se ha previsto ubicar hasta nueve militares en cada ISV. Cuenta con asientos en disposición que les habilita para responder con el fuego de sus armas a amenazas. (GM Defense)


Las prestaciones de este todo terreno de origen comercial son muy elevadas, lo que incide en su capacitad de movimientos tácticos y estratégicos. (M.Schauer)  

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.