Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Alta tensión entre aviones rusos y americanos frente a las costas de Siria

Según la US Navy (marina de los Estados Unidos), por segunda vez en los últimos quince días, aviones de combate rusos interceptaron y acosarona un avión de Patrulla Marítima y Reconocimiento Boeing P-8A que volaba sobre el Mediterráneo Oriental, frente a las costas sirias, en una acción propia de la Guerra Fría.

El último incidente se produjo el pasado 19 de abril, cuando uno de los aviones MPA (Maritime Patrol and Reconnaissance) Boeing P-8A Poseidon realizaba una misión ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance), sobre aguas internacionales, en la cercanías de Siria, en favor de la inteligencia de la Sexta Flota (US Sixth Fleet) de la US Navy, responsable de amplio escenario europeo y africano, incluido el Mediterráneo.

Así, el P-8A, destacado en la Estación Aeronaval o NAS (Naval Air Station) de Sigonella (Sicilia-Italia), patrullaba cerca de Siria,  fue seguido dos veces por un cazabombardero Sukhoi Su-35 ruso durante un período de 100 minutos. Según los norteamericanos, la  primera intercepción se consideró segura y profesional, aunque la segunda fue agresiva, o insegura y no profesional como se define oficialmente, debido a que el Su-35 realizó una maniobra de alta velocidad y alta potencia que disminuyó la distancia de separación de las aeronaves a menos de 8 metros, directamente frente al P-8A, exponiendo a éste a las turbulencias  de los potentes escapes de los dos motores Saturn AL-31FN M1 que propulsan los Su-35.

En respuesta, el P-8A, que operaba a una altitud y velocidad aerodinámica constantes, descendió para crear una separación y garantizar la seguridad de ambos aviones. Los rusos interceptan a los aviones que realizan misiones ISR con los cazas que tienen basados en la base de Jmeimim,  al noroeste de Siria.

La US Navy alega que las actuaciones de las aeronaves de la Federación de Rusia incumplen estándares internacionales establecidos para garantizar la seguridad y prevenir incidentes, incluidos en el acuerdo de 1972, entre ambas potencias, para la prevención de incidentes en y sobre alta mar o INCSEA (Incidents On and Over the High Seas).

Un incidente muy similar tenía lugar el pasado 15 de abril en las mismas aguas, cuando otro Su-35 ruso interceptó y voló invertido a menos de 8 metros de un P-8A de la US Navy, al más puro estilo “Top Gun”.  Sin duda este MPA, basado en el avión comercial Boeing 737, sería el mismo o del mismo  destacamento que mantiene permanente la US Navy en Sigonella, que se releva cada seis meses, y que está formado actualmente por los Poseidon y personal del  Patrol Squadron (VP-4), que tiene sede en la NAS Whidbey Island,  en el Estado de Washington. (Julio Maíz Sanz). 

Fotografía: Un P-8A del VP-4 como los involucrados en los incidentes. (foto: US Navy)

El Su-35 fotografiado desde el avión de la US Navy el pasado 19 de abril. (foto: US Navy).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.