Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Marruecos: Nuestro aliado del sur

Marruecos ha sido en los últimos cuarenta años uno de los mejores aliados de España y nuestro más importante amigo al otro lado del Estrecho, lo que no es nada sencillo, teniendo en cuenta la vecindad geográfica y los contenciosos que están pendientes. Pero lo cierto es que Marruecos, a diferencia de España, ha tomado conciencia de su posicionamiento estratégico en la dinámica actual y ha optado por una política que se basa en la supremacía militar regional, en el posicionamiento estratégico junto a Occidente y en una intensa actividad antiterrorista y de contención contra la inmigración ilegal.

Marruecos se convirtió en 2019 en el principal cliente de armamento de Estados Unidos, por delante de Arabia Saudita, con unos pedidos por valor de 10.300 millones de dólares, que incluyen la adquisición de 25 aviones F-16 Block 72 de última generación; y la modernización de los 23 existentes por casi 4.000 millones de dólares. A ello se une la adquisición de 36 helicópteros AH-64-E Apache por otros 4.000 millones de dólares. También se han adquirido RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) Heron de reconocimiento de Israel y 2 satélites de espionaje. Además, ha comprado 25 carros de recuperación M-88 y 776 misiles anticarro Tow. Asimismo, ha contratado en Francia sistemas de artillería autopropulsada de 155 mm. Caesarpor 200 millones de dólares y misiles aire-tierra VL-MICA. El reino alauita ha incrementado su presupuesto de defensa en 2020 en un 25 por ciento, especialmente en el capítulo de personal, con un incremento del número de efectivos, tanto voluntarios como de conscripción obligatoria. Asimismo, ha manifestado su intención de adquirir submarinos de TKMS y un sistema de vigilancia de su línea costera.

El objetivo de su programa de adquisición extraordinario, dotado de 11.000 millones de dólares, es alcanzar en cinco años la supremacía regional. Marruecos y Egipto podrían tener los dos mayores ejércitos de África en apenas unos años. A medio plazo pasaría a reforzar su Armada con la adquisición de submarinos y corbetas para controlar una zona económica, que ampliará en breve, lo que exigirá una capacidad mucho mayor a la actual.

Optó con inteligencia por una política de diversificación de fuentes de suministro, dejando meridianamente claro que su aliado estratégico es Estados Unidos y, en menor medida, Francia. Por otro lado, el desplazamiento de los conflictos de Oriente Medio a través del Sahel y de Libia constituye la principal amenaza a nuestra seguridad. Rusia inició una presencia militar significativa en Libia y suministra armas de última generación a su tradicional aliado, Argelia.

La seguridad en el mediterráneo Occidental depende mucho de la presencia de la OTAN en la región, una organización a la que Marruecos debería dirigir sus objetivos de integración. Rusia se ha percatado que este reforzamiento militar amenaza su creciente interés en la zona y comenzó a presionar al Gobierno argelino con el suministro de 14 aviones furtivos Su-57, la primera exportación de este avión por parte de Moscú, así como otros 14 Su-34 y 14 Su-35.

Es evidente que la paralización del régimen argelino contrasta con la activa acción exterior de Marruecos, por lo que en apenas dos años la monarquía alauita habrá alcanzado la supremacía militar en el Magreb. Este es un factor que España no puede perder de vista y exigirá un reforzamiento de nuestras capacidades. En los próximos años la carrera de armamento entre Marruecos y Argelia se incrementará, alimentada por las superpotencias interesadas en una mayor presencia en una zona critica para la seguridad europea.

Marruecos suscribió los primeros acuerdos de cooperación con proveedores norteamericanos, con el fin de obtener mayores capacidades industriales y tecnológicas, asegurar el ciclo de vida de los sistemas y la formación de personal. Estas transferencias le permitirán incrementar sus capacidades militares y la soberanía sobre sus equipos. En la Global Industrial Cooperation Association las grandes empresas ven a Marruecos como su asociado preferido para suscribir acuerdos de cooperación industrial y tecnológica.

El segundo pilar de esta acción estratégica es la decidida política que se anunció el 30 de septiembre de 2014 durante la reunión organizada por el Comité Ejecutivo contra el Terrorismo de la ONU. Entre 2002 y 2019, Marruecos desmanteló 199 células terroristas, vinculadas principalmente al Estado Islámico. Aunque el número de las células activas fue decreciendo, los datos absolutos muestran su rotundidad. En 2015 Marruecos desmanteló 21 células, 19 en 2016, 9 en 2017, 8 en 2018 y 8 a principios de 2019.

Estas operaciones condujeron al arresto de 902 personas. Las mismas fuentes revelan que el número de marroquíes en Siria hasta 2019 era de 1.669 combatientes, de los cuales 931 se han unido a las filas de Daesh; y 239 personas regresaron a Marruecos, mientras que 645 perdieron la vida en la zona sirio-iraquí, principalmente durante ataques suicidas. Según las mismas fuentes, las operaciones antiterroristas han impedido 361 actos, cuyos objetivos principales eran atacar algunos sitios sensibles del Reino.

Estas cifras reflejan la gravedad de la amenaza terrorista sobre Marruecos y el papel crucial que están jugando las autoridades en la lucha contra el terrorismo. Finalmente, la nueva política de contención de la inmigración ilegal en sus fronteras está produciendo efectos considerables, especialmente en la actualidad, cuando a la posible infiltración de terroristas se une la dispersión del COVID-19 en la región, por lo que los controles y las prácticas de PCR se han intensificado en las últimas semanas.

Todas estas acciones están empujando a los grupos terroristas del Sahel hacia el Sur, a los países más inestables del Golfo de Guinea, y con las nuevas capacidades el control de la amplia frontera marroquí será mucho más efectivo, lo que sin duda tiene un efecto colateral positivo en nuestra seguridad. España tiene en Marruecos a uno de sus principales socios comerciales y cuenta asimismo con un aliado que fortalece sus capacidades militares junto a nuestros aliados para incrementar la seguridad en el Mediterráneo Occidental, hacia donde se desplaza la dinámica del conflicto de Oriente Medio y la tensión creciente entre Europa y Rusia, abriéndose un nuevo frente alternativo al Este de Europa, por, como decía Churchill, su parte más débil, el vientre.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.