Lunes, 15 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Golpe a la industria aeronáutica europea con la elección del F-35 por Finlandia

Tras elegir Suiza el pasado mes de junio el Lockheed Martin F-35A, ahora ha sido Finlandia quién ha optado por comprar un total de 64 de estos aviones de combate norteamericanos de quinta generación, de su última versión Block 4, dejando en el camino las opciones europeas del Eurofighter, el Rafale o el Gripen. Anunciada oficiosamente la adquisición el 10 de diciembre, el Gobierno de Finlandia y el fabricante ratificaban oficialmente que el F-35 era el ganador del programa HX Fighter Program, valorado en 10.000 millones de euros.

Con él vuelve el país europeo a confiar en Estados Unidos para sustituir a sus también norteamericanos F/A-18 Hornet, mediante un contrato que tramitará la USAF. Los primeros F-35 los recibirá en 2026 y entre 2028 y 2030 sustituirán totalmente a los Hornet. La adquisición incluye, además de los 64 cazas, una completa dotación de armamento aire-aire y aire-tierra, la formación de pilotos y personal de mantenimiento y servicios en este ámbito hasta finales de 2030. 

Al programa HX finlandés, abierto en 2015, concurrieron los 3 aviones de combate más punteros de la industria europea: el Dassault Aviation Rafale, el Eurofighter y el Saab JAS39 Gripen, que fueron evaluados en 2019 y superados, según el país nórdico, por el F-35 en capacidades de combate, reconocimiento y supervivencia en los cada vez más complejos escenarios de combate aéreo. Más allá de esta particular lectura, Finlandia, que no forma parte de la OTAN, afianza con su elección su alianza con Estados Unidos que, como se ha visto con Polonia en la crisis con Bielorrusia, puede ser un socio más activo que la Unión Europea en determinados escenarios.

Helsinki lleva años colaborando muy intensamente, tanto con la OTAN como con Estados Unidos, ante la cada vez mayor presencia militar rusa, heredera de la extinta URSS en el Báltico, traducida en múltiples incidentes entre las aeronaves de la Fuerza Aérea de Moscú y los de la finlandesa. El Norte europeo confía así al caza norteamericano su defensa, pues el F-35A es utilizado también por Noruega y Dinamarca, sin contar su empleo en las aviaciones militares de Bélgica, Italia, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, y Suiza.

Mientras, Alemania, Francia y España siguen en su firme apuesta por el Sistema de Armas de Siguiente Generación (NGWS), parte del Futuro Sistema de Combate Aéreo (FCAS), que en el horizonte de 2040 permitirá a sus fuerzas aéreas dotarse de un medio con que hacer frente a las amenazas que puedan surgir hasta el año 2080 o incluso más allá. En el camino, Alemania firmó en 2020 la adquisición de 38 Eurofighter de la Trancha 4 y, este mes diciembre, el Consejo el Ministros del Gobierno español ha dado luz verde, por fin, al Proyecto Halcón, autorizando el gasto para la adquisición de 20 cazabombarderos Eurofighter que sustituyan a los F-18 basados en Canarias.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.