Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Heinkel He-112B en la Guerra Civil española

El He-112B, fue concebido y realizado en los primeros años treinta para participar en el concurso convocado por la Luftwaffe para dotarse de un caza. El prototipo voló por primera vez en el verano de 1935, construyéndose otros seis aparatos experimentales. Terminadas las pruebas, fue solicitado un lote de 30 ejemplares con destino a la Luftwaffe, a entregar en 1938.

Descartado en Alemania, se interesaron por él Japón y Rumania, que adquiriría en 1939 veinticuatro unidades a la vista de su evaluación real en combate en los cielos de España.

Totalmente metálico, se trataba de un monoplano monoplaza de ala baja con una moderna y revolucionaria línea para la época. Montaba un motor Junkers Jumo-210 Ea, de doce cilindros en V invertida, refrigerado por líquido y con una potencia de 680 CV, que accionaba una hélice bipala metálica, logrando una máxima de 510 km/h. a 4.700 metros de altura, con autonomía de 1.100 kilómetros. Su máximo techo operativo era de 8.500 m. Con una longitud de 9,30 metros y una altura de 3,84, su envergadura alcanzaba los 9,10 m. y el peso total al despegue de 2.250 kg. Como armamento portaba dos cañones de 20 mm. en las alas y dos ametralladoras de 7,70 mm. en el morro, a ambos lados del motor.

En diciembre de 1936 llegó a España encuadrado en la Legión Cóndor un He-112B que operó esporádicamente en plan experimental. Más adelante se constituyó una patrulla pilotada por alemanes para comprobar su comportamiento en vuelo. En 1938 un total de nueve He-112B ingresaron en la recién constituida Escuadra de Caza adoptando, como los Fiat CR-32, la famosa insignia y divisa de García Morato, así como un numeral a partir del 5-1, e interviniendo en la campaña de Cataluña. Varios pilotos contrarios dan cuenta de haber combatido con ellos, denominándolos erróneamente Rayos.

Finalizada la campaña catalana, los ya quince He-112B se constituyen, junto a los nuevos Me-109E y los antiguos Bf-109, en el Grupo 5-G-5 al mando del capitán José Muñoz Jiménez —el capitán de las cadenas—, recibiendo una numeración a partir del 5-51.

Estos aviones entablaron combate en raras ocasiones, derribando en una de ellas García Pardo a un Chato, única victoria de estos aviones, que eran empleados en las patrullas de vigilancia en el mar, dando cobertura a la Flota nacional. Después de Cataluña pasaron a Griñón, donde tres días antes de acabar la guerra se estrellan dos de ellos, muriendo los pilotos García Pardo y Rogelio García de Juan.

Después de la guerra, con los Fiat G-50, pasan a formar el Regimiento Mixto de África, basado en Melilla. La insignia del galgo saltando sustituye a los pájaros de García Morato. Durante esta época, el comandante Entrena, a bordo de un Heinkel He-112B, derriba a un caza norteamericano Lockheed P-38F Lightning por violar el espacio aéreo español con ocasión del desembarco aliado en el Norte de África, siendo este el único avión español que ha derribado a uno estadounidense..

(Texto y dibujos de Juan ABELLÁN)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.