Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rheinmetall vende un sistema de defensa aérea valorado en 210 millones de euros

La compañía alemana Rheinmetall se ha adjudicado un sistema de defensa aérea a un cliente internacional que no ha sido revelado por un importe de 210 millones de euros.

Este contrato, adjudicado en un proceso competitivo, comprende el suministro de un sistema de mando y control Skymaster, radares tácticos de adquisición X-TAR 3D y cañones automáticos de tipo revólver Oerlikon Gun Mk3 así como su munición, incluyendo proyectiles del tipo AHEAD. Se incluye además el habitual paquete logístico formado por repuestos, documentación técnica y apoyo al servicio.

El radar X-TAR 3D es un radar tridimensional que trabaja en banda X encargado de la búsqueda, detección, adquisición y seguimiento de objetos aéreos a corto alcance. Estos pueden ser aeronaves de ala fija o helicópteros, aeronaves no tripuladas, misiles de crucero o proyectiles de artillería, cohetes o morteros (C-RAM).

El cañón revólver (Revolver Gun o RG) de 35 mm.  RG Mk3 tiene muy alta precisión, un alcance efectivo de 4.000 metros y capacidad C-RAM empleando munición AHEAD. Cada pieza cuenta con 252 disparos, pudiendo emplearse en modo tiro a tiro, tiro rápido de 200 disparos por minuto y ráfagas de 1.000 disparos por minuto. Esta versión incluye además su propia unidad de sensores denominada TREO que le permite adquirir de forma autónoma blancos aéreos y terrestres tanto de día como de noche. Esta unidad incluye un radar de seguimiento en banda X, una cámara de alta definición a color, una cámara infrarroja de tercera generación, un telémetro láser de haz ancho de 5 Hz y uno estrecho de 1 Hz, además de un video tracker. Se pueden obtener blancos desde un radar de búsqueda 2D/3D como el X-TAR 3D a través del puesto de mando o mediante una mira óptica externa.

AHEAD, el acrónimo de Advanced Hit Efficiency And Destruction, que podría traducirse por Eficiencia y Destrucción Avanzadas por Impacto se refiere a la munición inteligente de 35 mm. que cuya detonación puede programarse de forma precisa automáticamente al medir la velocidad del proyectil a la salida del cañón. De esta manera cada espoleta detona el proyectil formando una nube situada antes de la llegada del blanco. Cada proyectil está formado por 152 subproyectiles de tungsteno de 3,3 g. Para ello a la salida del cañón hay un sensor que mide la velocidad de salida de los proyectiles y cuya información es mandada a un ordenador que programa las espoletas mediante una bobina situada en la última sección de la bocacha del cañón.

De esta forma la carga se libera de forma muy precisa frente al objetivo, compensándose la velocidad de cada disparo individualmente. Por ejemplo una ráfaga estándar de 1,5 segundos de duración supone 25 disparos que dispersan 3.800 subproyectiles que en total pesan 12,5 kg. Basta citar que según el fabricante un misil subsónico (del tipo Exocet) sería destruido en teoría con un 100 % de probabilidad a 1.000 metros y con un 80 % a 1.700 m. De igual manera, la probabilidad de destruir un avión de combate como el F-16 estaría próxima al 100 % a 2.400 m. y con un 80 % a 3.200 m.

Ofrecido al Ejército de Tierra

Recordemos que el cañón RG Mk3 ha sido ofrecido por la compañía española SAPA al Ejército de Tierra como parte de un sistema de defensa aérea móvil instalado sobre el Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón”, según analizamos en junio del año pasado. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El cañón Oerlikon MK3 (Rheinmetall)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.