Jueves, 18 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Nuevas tecnologías para la protección de vehículos blindados

El sector de la protección de vehículos blindados, tanto militares como civiles, se  está beneficiando del desarrollo de nuevos materiales con los que proteger interiores y exteriores, tecnología al alcance de no muchos fabricantes internacionales.

En este sentido, la compañía francesa Tenexium ha presentado recientemente varias novedades en su gama de productos de protección balística como son el T-Liner y el T-Keeper.

T- Liner es un revestimiento contra fragmentos que se usa en combinación con acero blindado con el que mejorar el nivel de protección balística y reducir el peso de vehículos blindados civiles y militares.

la alfombra T-Keeper en un vehículo blindado

Un ejemplo de la alfombra T-Keeper en un vehículo blindado (Tenexium)

Es un material de baja densidad, diseñado para proteger contra balas y esquirlas y especialmente efectivo contra impactos múltiples. Además de sus propiedades balísticas, es resistente a la humedad o al ozono y está garantizado por al menos 20 años. Se ofrece en diferentes grosores y niveles de protección según las normativas internacionales más conocidas y puede emplearse tanto como elemento independiente como combinado con otros materiales blindados como acero o cerámica.

Para su integración se ofrece en paneles de tamaño estándar de 1200x2400 mm. pero puede suministrarse en formas cortadas a medida, que se fijan mecánicamente o con adhesivo.

Ejemplo de instalación de T-Liner en el interior de un vehículo blindado (Tenexium)

T-Keeper, la alfombra blindada

Otra de las novedades que conocimos en el estand de esta compañía en la pasada feria Eurosatory es T-Keeper, una especie de alfombra diseñada para colocarse en el suelo de los vehículos que ofrece protección ligera contra fragmentos y que además puede desmontarse fácilmente.

Ofrece protección adicional contra fragmentos procedentes el suelo por efecto de minas o dispositivos explosivos improvisados (IEDs). Diseñada a medida para el interior del vehículo y para que se adapte sin moverse, está formada por dos elementos distintos, una capa de material flexible anti fragmentos y otra que absorbe el efecto cinético causado por la explosión.

Está certificado para retener fragmentos de 1,1 gramos según la normativa STANAG 2920 y fragmentos de tipo DM31 (según las librerías AEP 55 Vol.2) a velocidades superiores a los 600 m/s con una superficie protegida con el equivalente a 15 kg. por metro cuadrado. (José Mª Navarro García)

Fotografía portada: Vehículo protegido con T-Liner (Tenexium)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.