Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

IAI convierte los buldóceres blindados del ejército israelí en mineros robóticos

La compañía Israel Aerospace Industries ha anunciado recientemente un acuerdo con la compañía australiana Bis para la creación de una joint-venture denominada Auto-Mate. Esta es otra compañía resultante de la aplicación de tecnologías desarrolladas para el entorno militar al sector civil.

Y es que el negocio de Auto-Mate será el desarrollo y comercialización de maquinaria de minería robótica, es decir, excavadoras operadas a distancia o automatizadas con las que las compañías mineras podrán optimizar sus operaciones y operar sin riesgos para los operarios de buldóceres y excavadoras. La nueva empresa ofrecerá soluciones adaptadas a diferentes necesidades del sector de la minería basadas en una arquitectura común.

El origen de esta idea hay que buscarlo en los años cincuenta cuando las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) comenzaron a usar en sus operaciones militares el buldócer D9 de Caterpillar para la preparación de rutas o la eliminación de minas. Este medio, que recibió el apodo de Doobi siguió usándose ampliamente hasta el punto que en la década de los ochenta recibió blindaje y comenzó a usarse también en operaciones urbanas. Abundantes son los ejemplos de estos buldóceres empleados para la limpieza de rutas en poblaciones, la eliminación de barricadas, la demolición de viviendas o la retirada de Dispositivos Explosivos Improvisados (IEDs) o minas.

La última modificación de estos vehículos, que fueron empleando las versiones cada vez más modernas y capaces del D9 de Caterpillar, fue la instalación de equipos que permitían operarlos remotamente, recibiendo la denominación Raam HaShachar. Desde comienzos de esta década los buldóceres pueden ser operados remotamente, aprovechando la experiencia de las compañías israelíes en UAVs y UGVs. De esta manera sus operadores se alejan de las situaciones más peligrosas, baste recordar que en 2004 el conductor de uno de estos vehículos falleció al detonar un gran IED. Posteriormente se desarrolló una versión más moderna denominada Puh Hadov.

En 2017 la división Land Systems de IAI presentó varios productos comerciales basados en estas experiencias. El primero era la última evolución del buldócer blindado D9 denominado Panda, un monstruo blindado de 65 toneladas, y otro UGV, el Robattle, un 6x6 que puede ser adaptado para las necesidades de los ingenieros militares, portando dispositivos detectores de minas u otros implementos. El Panda puede desempeñar las misiones anteriormente citadas además del remolcado de vehículos dañados incluso bajo el fuego enemigo. El operador puede controlar tanto el movimiento y la navegación del vehículo a lo largo de una ruta como accionar los implementos del vehículo, caso de la pala blindada o el escarificador. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El nuevo buldócer robótico de IAI (IAI)

D9N RaamHaShachar (Black Mammmba vía Wikipedia)

Vídeo muy explicativo de la nueva compañía (Bis Industries)

Los UGV de IAI, incluyendo buldóceres y Robattle (IAI)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.