Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El futuro de los sistemas de protección contra UAS se llama ADALID

Los sistemas no tripulados evolucionan su letalidad exponencialmente cada día al combinarse con otras tecnologías como la inteligencia artificial o el incremento de la rapidez de computación. La velocidad en innovación de estos vehículos abre las puertas a nuevos retos relacionados con la seguridad de las personas y con su privacidad como herramientas del mal. Estos avances espectaculares en el campo de UAS y RPAS comparten hoy tanto un nuevo e ilusionante mundo de posibilidades como suponen un avance para su uso como potenciales amenazas.

Los drones abren la puerta a posibilidades de defensa y ataque muy difíciles de conseguir con desarrollos convencionales. Así, el interés y enfoque del mercado y de la industria de innovación, va hacia el desarrollo de UAS y RPAS cada vez más autónomos, fáciles de operar, seguros, con múltiples aplicaciones y en el futuro, capaces de operar en espacio aéreo controlado.

Esta rápida evolución de UAS y sus aplicaciones, especialmente las comerciales y de consumo, va muy por delante del uso de las tecnologías para combatir el uso indebido, cuando claramente hostil, y amenazante. Como ejemplo, en la actualidad las incursiones de drones comerciales en aeropuertos o en infraestructuras críticas o como armas en zonas de operaciones militares es algo habitual.

Por tanto, en la actualidad, contar con tecnología antidrones es tan importante como disponer de una flota de aeronaves no tripuladas. Para ello, PAP TECNOS cuenta con toda una serie de desarrollos capaces de la detección de drones por radiofrecuencia, bloqueo de drones individuales o en enjambres, en diferentes configuraciones y con diferentes radios de protección. Sofisticados sistemas de seguridad con un historial probado en la protección de infraestructuras críticas, fronteras, espacios marítimos, terrestres o aéreos.

ADALID C-UAS de PAP TECNOS es un sistema de protección frente a RPAS. Este sistema está actualmente operativo en varios países del mundo. Cuenta con tres fases operativas: detección, identificación y neutralización. Todo el sistema puede ser manejado por un único operador. En la fase de detección actúa un radar 360 grados y sensores RF, de forma conjunta o individual, que posicionan la amenaza en un radio de hasta 3,5 kilómetros. Mientras, un sistema de sensores automáticamente lo identifica y clasifica, lo que permite discriminar los RPAS y reducir falsas alarmas con una rápida identificación de la amenaza.

No existe una solución definitiva que elimine todos los riesgos y previsiblemente nunca lo habrá. Para mantener un grado de seguridad alto, los sistemas C-UAS habrán de ir evolucionado en paralelo con los logros y desarrollos de los UAS/RPAS.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.