Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Desde investigar huracanes a destruir drones: Coyote, el mini UAV que vale para todo

El pasado 28 de febrero la compañía estadounidense Raytheon se adjudicaba un contrato de 32,8 millones de dólares para desarrollar un sistema de armas del tipo merodeador bajo el programa Autonomous Swarm / Strike Loitering Munition. Esta capacidad se desarrollará a partir del UAV Coyote Block 3 que como veremos es la enésima aplicación de este interesante ingenio que puede ser empleado como un UAV desechable, como un misil o incluso como un instrumento científico frente a los huracanes.

En 2004 la Oficina de Investigación Naval (Office of Naval Research u ONR) de la Marina estadounidense publica unas especificaciones para un UAV que debería poder ser lanzado desde los dispensadores de sonoboyas de aviones de patrulla marítima como el P-3C Orion. El denominado Sonochute-Launched Unmanned Aerial Vehicle o SL-UAV debería ser un UAV de pequeño tamaño, desechable y diseñado para incrementar la capacidad de vigilancia de las aeronaves de patrulla marítima. La compañía Advanced Research Inc. se adjudicó el contrato del Mando de Sistemas Navales (NAVAIR) para desarrollar el UAV bautizado Coyote que cumpliría estos requerimientos.

El Coyote se almacena en un tubo y se puede lanzar desde un dispensador de sonoboyas, una vez lanzado se despliegan dos juegos de alas, un estabilizador vertical doble y la hélice propulsora activada por un motor eléctrico. Dispone de un sistema de guiado con GPS con modo de navegación autónoma aunque puede ser guiado mediante un enlace de radiofrecuencia. Cuenta con sensores intercambiables como una cámara CCD y una cámara térmica no refrigerada. Tiene una autonomía de una hora, un alcance de 37 km., una longitud inferior al metro, un peso de 6,4 kg. y un techo de servicio de 7.600 metros. Está diseñado para ser desechable pero también puede recuperarse mediante un paracaídas.

El primer vuelo del Coyote tuvo lugar en 2007 lanzado desde un Beechraft C-12 Huron y en 2009 BAE Systems compró la compañía, vendiéndola posteriormente a uno de sus fundadores como Sensintel. Finalmente Raytheon la adquirió en 2015, desarrollándose sus actividades ahora dentro de la unidad de negocio de Sistemas de Misiles.

Empleado contra UAVs

El Ejército de Tierra estadounidense vio el Coyote como un sistema idóneo para derribar UAVs adversarios, chocando contra ellos o detonando una carga explosiva cerca de su objetivo. Por ello Raytheon ha desarrollado el Ground Based Air Defense (GBAD) que emplea al Coyote como elemento cinético enlazado a radares y sensores electroópticos para la detección y seguimiento de UAVS. ES suficientemente ligero para montarse en un todoterreno como el M-ATV.

En julio de 2018 Raytheon recibió el encargo del Army para desarrollar el Coyote C-UAS, para ello se ha equipado con un buscador de radiofrecuencia y una cabeza explosiva detonada por una espoleta de proximidad, denominado Coyote 1B. Puede abatir UAVs de categorías I y II, consiguiendo la capacidad operativa inicial (IOC) en junio de 2019. El Coyote Block 2 tiene un motor cohete, mayor velocidad y autonomía, cuatro aletas  que le otorgan mayor agilidad contra objetivos maniobrables, consiguiendo en marzo de 2020 el encargo del Army de integrarlo en el sistema de defensa contra UAVs denominado Howler.

Investigando tormentas

El Coyote es empleado desde septiembre de 2014 como sensor meteorológico a cargo de la Administración Oceanográfica y Atmosférica estadounidense (NOAA) investigando huracanes. Lanzado desde un P-3 modificado para investigación de tormentas, proporciona información en tiempo real sobre velocidad, temperatura y presión del aire a distancias demasiado próximas o a altitudes que no serían seguras para otras aeronaves. En 2017 se lanzaron seis de estos ingenios en el interior del huracán Maria, soportando vientos de más de 160 km/h.

Formando enjambres

Durante 2016 se realizaron varias pruebas formando enjambres con el Coyote, lanzándose más de 20 de estos UAVs  desde plataformas en tierra y en el mar, formando enjambres y demostrando la capacidad para moverse en formación de forma autónoma. Esta capacidad puede emplearse en diferentes aplicaciones desde vigilancia y reconocimiento o ataque contra objetivos múltiples en movimiento.

Ataque y reconocimiento para buques y submarinos no tripulados

En función del contrato reciente, Raytheon desarrollará a partir del Coyote Block 3 (CB3) una forma rápida de que vehículos navales de superficie (Unmanned Surface Vessel o USV) y vehículos submarinos no tripulados (Unmanned Underwater Vessel o UUV) puedan lanzar UAVs. Mediante el Coyote podrán disponer de medios de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) y ataque preciso incluso de largo alcance. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El sistema contra drones basado en el Coyote puede ser integrado en vehícuos como el M-ATV (Raytheon)

La peculiar silueta del Coyote (Raytheon)

El Coyote lanzado en 2014 por primera vez contra un huracán. Al fondo el P-3 empleado para investigación (NOAA)

El diseño del Coyote (Raytheon)

Demostración LOCUS (ONR)

Las pruebas del enjambre con el Coyote en 2016 (Raytheon)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.