Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Cómo dotar de capacidad de Guerra Electrónica a un UAV

La compañía israelí Steadicopter ha difundido, con motivo de la reciente celebración de una importante muestra aérea en Singapur, una muy importante capacidad militar en uno de sus UAV (Unmaned Aerial Vehicle).

Buscando interesar a potenciales clientes, y haciendo gala de una capacidad tecnológica que sólo unas pocas empresas tienen en la actualidad, ha estado trabajando en unir dos conceptos novedosos. De un lado, ha aprovechado el desarrollo del medio aéreo Black Eagle 50, un aparato de alas rotatorias que se inscribe dentro del concepto general RUAS (Rotary Unmanned Aerial System), para expandir su potencial de empleo en distintas misiones. De otro, se ha empeñado en desarrollar, junto a otras compañías, un conjunto electrónico compacto y ligero que pueda ser empleado en cometidos propios de la Guerra Electrónica (EW, Electronic Warfare).

En la parte superior de la aeronave se ha instalado un contenedor que es capaz de recoger señales, identificarlas y hasta de interceptarlas. La idea es que los sensores de a bordo identifiquen señales de telefonía móvil, de radiofrecuencia, de wi-fi o de otros tipos de emisiones que serán captadas dentro de un concepto de reconocimiento ISTAR (Intelligence, Suveillance, Target Acquisition and Reconnaissance) tanto en entornos terrestres como en los navales. En el aparato se ha integrado, como elemento complementario, un sistema de navegación inercial que posibilita el vuelo preciso en el caso de que haya interferencias que puedan afectar a la efectividad de los equipos de posicionamiento global tipo GPS (Global Position System).

El Black Eagle 50 así modificado puede realizar vuelos de entre tres y cuatro horas dentro de un cometido específico o para valorar potenciales amenazas. Se trata de un aparato de poco peso -27 kilogramos- que preparado para operar puede incorporar una carga útil de cinco kilogramos, destacando que el sistema de control en tierra puede gestionar sus operaciones dentro de un rango de hasta ciento cincuenta kilómetros y volando a una media de unos 80 km por hora.

El empleo de RUAS como el señalado en cometidos de EW puede ser interesante para aquellas unidades, como las de Inteligencia u Operaciones Especiales, empeñadas en conocer más de un determinado lugar y hacerlo de forma especialmente discreta.  (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Black Eagle 50 modificado para desarrollar operaciones de Guerra Electrónica asociadas a entornos concretos de distintos teatros de operaciones. (Steadicopter)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.