Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Como destruir objetivos navales a 130 km. de distancia con un cohete

Las compañías Saab y Boeing llevan años trabajando en un concepto revolucionario de proyectil de artillería que denominan Ground Launched Small Diameter Bomb (GLSDB) que resulta de combinar un cohete de artillería de largo alcance con una bomba aire-superficie de guiado preciso.

Se trata de un desarrollo del que ya informamos en 2015 y del que el pasado 26 de septiembre se realizó un nuevo ensayo, esta vez en el Centro de Pruebas Andøya en Andenes, Noruega. En esta ocasión se lanzó el GLSDB contra un objetivo de superficie en el mar a 130 kilómetros de distancia. Además el lanzador de seis alveolos se instaló en un contenedor estandarizado de 20 pies lo que lo habilita para ser desplegado tanto por medios terrestres como a bordo de buques.

De esta forma es posible atacar objetivos navales distantes desde lanzadores en tierra o desde plataformas navales, o atacar objetivos terrestres complejos desde buques, empleando la capacidad de largo alcance del cohete con el guiado terminal preciso de la bomba SDB. El sistema puede ser desplegado desde lanzacohetes conocidos como el HIMARS o el M270 Multiple Launch Rocket System (MLRS) o incluso el vehículo lanzacohetes ChunMoo de diseño surcoreano o bien como el fabricante destaca, ser desplegado como un contenedor convencional hasta puntos de lanzamiento en tierra o a bordo de un buque, que puede ser militar o incluso civil.

Cómo funciona

Se trata de la adaptación de un cohete no guiado M26 empleado en el sistema de lanzamiento múltiple MLRS y una bomba de precisión Small Diameter Bomb (SDB) de tal manera que se reemplaza la cabeza de combate del primero por la bomba aérea, resultando en la denominada GLSDB. El cohete M26 originalmente tiene un alcance de hasta 38 kilómetros y la bomba SDB tiene 110 kg. de peso y dispone de sistema de guiado GPS/inercial (versión inicial) para atacar objetivos fijos o guiado térmico y radar (versión SDB II) que le permiten atacar objetivos en movimiento.

Los fabricantes pretenden con este concepto ofrecer un nuevo arma de precisión similar a las empleadas desde aviones de combate pero que pueda ser usada desde lanzacohetes terrestres, combinando dos sistemas ya probados. El verdadero objetivo comercial es ofrecer una posibilidad de empleo para los países que operaban este tipo de cohetes en sus lanzadores MLRS, pero que firmaron la Convención sobre la prohibición de minas antipersonal que supuso la retirada del cohete M26, ya que se empleaba para diseminar campos de minas anticarro y antipersonal a larga distancia.

De esta manera, los usuarios de lanzacohetes MLRS que disponen aún de cohetes M26 podrían convertirlos en sistemas de ataque a tierra de alta precisión con esta tecnología. Esta combinación permitirá atacar objetivos a gran distancia (entre 70 y 150 kilómetros) de elevada complejidad aprovechando la capacidad de planeo de la bomba y la precisión de su sistema de guiado. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Este es el aspecto de la GLSDB (Saab)

·El lanzamiento en Noruega (Saab)

·El contenedor con el lanzador séxtuple en su interior (Saab)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.