Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Armas combinadas en zonas urbanizadas. El campo de batalla multidimensional

En fechas recientes la compañía española Pap Tecnos ha presentado las diferentes soluciones de su grupo matriz Rafael para dar respuesta a los retos del campo de batalla en zonas urbanas o urbanizadas, un entorno multidimensional de alta complejidad.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el año 2050 casi el 70 por ciento de la población mundial vivirá en entornos urbanos, lo que implica que cada vez más conflictos tendrán lugar en este entorno.

Estas soluciones se basan en lo que viene denominándose “armas combinadas” o “guerra de armas combinadas”, una estrategia que dificulta al enemigo la toma de decisiones al no saber de qué tipo de armas deberá defenderse. No se trata tanto de desplegar mayor capacidad de fuego sino de emplearlo con mayor efectividad.

Para ello se ofrecen diferentes tecnologías que mejoran la eficacia del conjunto de fuerzas y a la vez incrementan la letalidad, la supervivencia y la protección de las fuerzas combatientes, es decir optimizar los recursos, incluyendo los medios humanos y el tiempo. Uno de los mayores aportes viene de la utilización de inteligencia en tiempo real, conectividad, empleo de una conciencia situacional común, mando y control rápido e incluso empleo de inteligencia artificial.

Estos medios permiten incrementar la letalidad de los sistemas de armas, como son la munición guiada, los misiles precisos, las armas lanzadas desde largas distancias (stand-off) e incluso dotándolas de inteligencia artificial. Por otra parte, los medios blindados desplegados en zonas urbanizadas deben incrementar su protección mediante sistemas activos y las aeronaves, principalmente helicópteros, emplear su armamento desde la mayor distancia posible.

¿Cómo funciona?

En la guerra actual en la que concurren múltiples amenazas y escenarios, las armas y los sensores proporcionan capacidades esenciales en el campo de batalla multidimensional,  pero cobran mayor importancia cuando forman parte de un sistema centrado en red (net centric). Esto facilita el dominio sobre el espacio de batalla, el éxito de la misión, y la protección a los combatientes. Esta es la base sobre la que se sustenta una conciencia situacional compartida, la base de la coordinación, la esencia del uso de las armas combinadas.   

Un papel destacado cobran las aeronaves no tripuladas (UAVs) que realizan una vigilancia amplia, continúa y persistente proporcionando un conocimiento unificado de la situación con información de inteligencia procesable. El mapa tridimensional resultante y la inteligencia actualizada en tiempo real permiten a las fuerzas utilizar un lenguaje visual común con una mayor eficacia. Haciendo uso de los recursos aéreos y terrestres, las amenazas son detectadas y rastreadas continuamente, y compartidas través de la red táctica de comunicaciones. Los algoritmos de inteligencia artificial avanzados y el sistema de gestión de fuego Fire Weaver permiten una rápida y precisa clasificación y neutralización de las amenazas. Los sensores electroópticos y de radar detectan y rastrean inmediatamente todas las trayectorias hostiles, proporcionando una alerta temprana.

El sistema responde automáticamente y distribuye las coordenadas de la unidad hostil, mediante la  red comunicaciones táctica, al sistema de gestión de fuegos a todos los medios de fuego disponibles y relevantes, permitiendo ataques de precisión coordinados, cerrando rápidamente el ciclo de combate, entre el sensor y el tirador. Las fuerzas de maniobra terrestres avanzan y se ven sometidas a fuego hostil. Si un vehículo recibe un ataque, el sistema de protección activa neutraliza la amenaza y a la vez distribuye nuevamente las coordenadas del origen del ataque por la red de comunicaciones tácticas.

Mientras tanto, persisten la vigilancia amplia, continua ofreciendo una lectura detallada en tiempo real tanto de día y como durante la noche de la zona urbanizada. En su labor de vigilancia un UAV detecta un movimiento sospechoso. Un operador explora la zona sospechosa, identifica la ubicación mediante el sensor y cuando el elemento hostil se hace ver, la clasifica como un objetivo válido y sus coordenadas se vuelcan el sistema de gestión de fuego, que permite a todas las fuerzas recibir y compartir datos precisos del campo de batalla y seleccionar instantáneamente el tirador óptimo para cada objetivo.

Los operadores de munición merodeadora (loitering) adquieren el objetivo en pantalla y cierran el ciclo de combate, neutralizado el elemento hostil. Mientras tanto, la operación continúa yla información de inteligencia fluye por toda la matriz de la red.

Si el enemigo lanza un UAV contra las fuerzas propias el sistema anti UAV detecta la amenaza, y activa un sistema láser para neutralizarla y a la vez difunde la posición del enemigo al sistema de gestión de fuegos. Se selecciona un blindado de la periferia  que lanza un misil que alcanza la posición enemiga.  Si los combates continúan casa por casa, la infantería combinada con los blindados y a su vez los blindados protegidos por la infantería demandan información de inteligencia en tiempo real, noche y día.

También se pueden emplear micro UAVs para recabar información aún más precisa sobre una posible amenaza en la zona urbana. Si es necesario, se puede emplear un misil o una bomba guiada aire-superficie para derribar con precisión el edificio sin daños colaterales.

Los elementos protagonistas

En la anterior secuencia ilustrativa, que se corresponde con el vídeo adjunto se pueden identificar algunos elementos. Por ejemplo los sistemas integrados en vehículos de combate que van del blindaje pasivo y reactivo Armor Shield, la radio definida por software BNET, el sistema de gestión de fuegos Fire Weaver, las estaciones de armas de empleo remoto de 30 mm. como la Samson 30 (Toledo 30S en España), el sistema de protección activa Trophy, el misil multipropósito Spike LR o LR2 o la munición merodeadora Spike Firefly.

Uno de los principales “efectores” es el misil multipropósito Spike LR2, misil de quinta generación que incluye varias ventajas específicas para el combate urbano como son el mayor alcance, de 5,5 empleado en tierra pero hasta de 10 km. si se lanza desde helicópteros, el buscador dual con sistema de rastreo mejorado, la capacidad de guiado intermedio mediante sistema inercial y GPS, el nuevo puesto de tiro ICLU, la cabeza de combate que puede ser anticarro en tándem, o de fragmentación (Penetration Blast, Fragmentation o PBF), siendo compatible con los actuales Spike LR y sus lanzadores.

El sistema de protección activa Trophy es el único operativo, en servicio con los carros de combate Merkava de las Fuerzas de Defensa de Israel y elegido por Estados Unidos para dotar sus M1 Abrams, Alemania para sus Leopard 2 y Reino Unido para sus Challenger 3.

El sistema de comunicaciones tácticas BNET es una radio definida por software (SDR) de banda ancha que responde responde a las necesidades del moderno campo de batalla digital con una conectividad fiable, de alta velocidad y bajo retardo, para datos de banda ancha, voz y vídeo en movimiento. Permite que todas las unidades de radio terrestres, marítimas y aéreas participen en una única red móvil (MANET) sin fisuras y escalable.

El sistema de gestión de fuego Fire Weaver gestiona todo el ciclo de combate, desde el sensor al tirador, neutralizando múltiples objetivos en un tiempo extraordinariamente corto. Totalmente maduro y conforme a las normas de seguridad de los sistemas de armas, permite a los combatientes recibir y compartir datos del campo de batalla a través de iconos de realidad aumentada en las miras de sus armas.

La munición merodeadora de corto alcance Spike Firefly, un ingenio de pequeño tamaño diseñado para que la infantería desmontada pueda atacar objetivos detrás de la cobertura. El sistema de detección, seguimiento y neutralización de UAVs Drone Dome, con capacidades soft kill y hard kill, emplea un sistema láser y está operativo en más de 10 países. El sistema móvil de defensa aérea Iron Dome, diseñado para contrarrestar cohetes de corto alcance y proyectiles de artillería con un alcance de 70 km. que puede responder a múltiples amenazas simultáneamente. En la simulación también pueden verse otros sistemas como el misil multipropósito Spike ER de quinta generación lanzado desde helicóptero o la familia de bombas aire-superficie guiadas Spike, capaces de abatir sus objetivos incluso con condiciones de GPS degradado.

También se incluye como sería el futuro vehículo blindado de combate de Rafael, que implementa las tecnologías más sofisticadas de hoy en día como visión por ordenador, inteligencia artificial de combate para el apoyo a misiones autónomas, realidad aumentada y reconocimiento y detección automática de objetivos y muchos de los sistemas citados en el texto. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Radio BNET y Fire Weaver (Rafael)

La complejidad del campo de batalla multidimensional (Rafael)

El sistema permite el empleo de Inteligencia en tiempo real (Rafael)

Lanzamiento del misil  Spike LR (Rafael)

Los elementos conectados por Fire Weaver emplean un lenguaje visual común (Rafael)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.