Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

¿Cómo se prepara un piloto de la Novena Escuadrilla minutos antes de pilotar un Harrier?

En la imagen vemos las taquillas de los pilotos de la Novena Escuadrilla, donde guardan el casco de vuelo, la máscara, los guantes, el chaleco de supervivencia y el salvavidas, un zahón anti-G y otros elementos indispensables para volar en el Harrier.

Desde 1.972 en que el piloto británico John Farley realizó una serie de pruebas en el portaaeronaves Dédalo, para comprobar si la cubierta de madera soportaba las altísimas temperaturas que el Harrier desprendía, hasta nuestros días, este avión ha sido la punta de lanza de la flotilla de aeronaves de la Armada española. Hoy veremos cómo nuestros pilotos de la novena Escuadrilla se preparan para “hacer de lo difícil algo fácil”.

Fotos: Juan Ángel TC

Texto: Reinaldo Munilla

Asesoramiento técnico vestimenta: Sergio Muriel

 

Casco de vuelo HGU-68P perteneciente a Paul “Pablito”, un piloto del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, que ha estado de intercambio en la Novena escuadrilla. Normalmente hay destinado un Marine en España y un Piloto de la Armada Española en USA. El casco de la imagen fue decorado por Sergio Muriel, un artista que también ha decorado otros muchos cascos de la Novena Escuadrilla y otras unidades militares españolas. Este casco muy ligero, solo 998 gramos (sin máscara) y está fabricado con fibras de grafito y aramida. Ayuda a prevenir el G-LOC, protege a la cabeza contra golpes, pero también aísla a los oídos del ruido. La visera protege la cara en el momento de la eyección y posterior caída al mar o tierra firme, y a los ojos contra los deslumbramientos y efectos perjudiciales de los rayos ultravioleta.
En la imagen vemos al Teniente de Navío, D. Santiago Touriño comenzando a ajustarse el zahón anti-G modelo CSU-13P sobre el mono de vuelo CWU-27/P. El zahón anti-G es un elemento indispensable en un avión de combate, ya que ayuda a mitigar los problemas originados por las fuertes aceleraciones, como la “visión negra” (black out) y la denominada “visión roja” (eritropsia).
En esta imagen, el Teniente de Navío, D. Israel Felipe, hace unos ajustes al CSU-13P antes de colocárselo. Las botas de vuelo están certificadas para pilotos militares de la USAF, US NAVY, MARINES y por supuesto para la Armada Española. Son el modelo 330 ST de Belleville.
El CSU-13P se empieza a colocar por la cintura. Los “huecos” en la rodilla y parte posterior son necesarios para poder mantener la movilidad de las piernas. El aparato que está sobre la pared es un dispositivo Hoffmann ANV-20/20 y sirve para calibrar las gafas de visión nocturna (NVD).
El cierre se hace mediante cremalleras. También hay bolsillos para guardar pequeños objetos.
En esta imagen se aprecian bien las botas 330 ST de Belleville. El color marrón es todo un clásico para los pilotos de Harrier, ya sea en España o en USA.
En esta imagen, el piloto ya ajustó el CSU-13P y comienza a colocarse el arnés modelo CPU-33.
En esta imagen, el piloto cierra el mono de vuelo CWU-27/P para poder abrocharse el arnés CPU-33.
En esta imagen, el piloto manipula la máscara MBU-23. Esta máscara incorpora un micrófono M-169A/AIC se conecta a la radio y al propio casco, mediante un conector CX-4707C/AIC.
En esta imagen, el piloto se ha colocado el chaleco salvavidas LPU/34/P de color verde sobre el chaleco de supervivencia CMU-36/P, de color marrón.
El chaleco de supervivencia CMU-36/P es configurable y se le pueden añadir bolsas al gusto. Lo normal es incluir una linterna estroboscópica, radio, bengalas, bolsas de agua y muchas otras cosas, sobre todo si se va a llevar a cabo una misión de combate real, ya que en caso de derribo, pueden pasar muchas horas hasta que el un helicóptero CSAR (Combat Search and Rescue) pueda llegar hasta el piloto.
El chaleco salvavidas LPU/34/P está diseñado para inflarse automáticamente si el piloto cae al mar. Su forma en “U” invertida, posibilita que el piloto permanezca boca arriba aunque se encuentre inconsciente. En la imagen el piloto hace el último ajuste al LPU/34/P. Después se colocará los guantes GS/FRP-2, certificados para soportar 72,8º Celsius (700ºF) y ya estará listo para el vuelo. (Fotos: Juan Ángel TC, texto: Reinaldo Munilla, Asesoramiento técnico vestimenta: Sergio Muriel.)

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.