Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

“Voluntarios para morir”, Augusto Ferrer Dalmau

Augusto Ferrer-Dalmau ha revelado, ¡por fin!, lo que muchos veníamos esperando hace tiempo: una imagen de la obra realizada para celebrar el Centenario de la Legión. La fecha, 28 de enero, no ha sido elegida por casualidad, sino para recordar que fue precisamente tal día del año 1920 cuando el Rey Alfonso XIII tuvo a bien firmar el Real Decreto de creación de la Legión. Lo inicialmente previsto era organizar el correspondiente evento con asistencia de público y medios de comunicación, sin embargo, por las razones que todos conocemos – situación de emergencia sanitaria – no ha podido ser. En el futuro, en una fecha todavía por determinar, cuando las circunstancias sean más propicias se efectuará una presentación como la ocasión y la obra merecen.

La obra “Voluntarios para morir”, toma prestados título e inspiración del relato que Arturo Pérez-Reverte – amigo del  pintor – publicaba hace casi un año, el 9 de febrero de 2020. El insigne escritor y académico, narraba lo acontecido en el Blocao Malo o Blocao de la muerte en los siguientes términos:

«Sucedió en Marruecos en 1921. Guarnecido por tropas disciplinarias –veinte hombres enviados como castigo al lugar más peligroso–, fue atacado por una enorme masa de enemigos rifeños. Al enterarse de que la guarnición estaba a punto de sucumbir, el jefe de la unidad más cercana, que era de la Legión, pidió permiso para socorrerla. Se le denegó por el riesgo de que perecieran todos; y entonces el oficial, avergonzado por dejar sin ayuda a los del blocao, pidió a su gente voluntarios para morir. La unidad completa dio un paso al frente, y de ella se eligió a los que no tenían mujer e hijos o dijeron no tenerlos: un cabo y catorce legionarios. Y de noche, caladas las bayonetas, los quince hombres emprendieron la marcha, cruzaron las alambradas, atravesaron luchando cuerpo a cuerpo la masa de atacantes enemigos y entraron en el blocao llevando con ellos a dos compañeros heridos en el exterior, cuando los defensores, casi todos muertos o heridos, estaban a punto de sucumbir. 

Resueltos a tomar el reducto, los rifeños mandaron oleada tras oleada de atacantes, apoyados por el fuego de un cañón. Pelearon los legionarios a oscuras, sólo iluminados por los fogonazos de los disparos y el resplandor de las bombas de mano. Lucharon como fieras, cayendo uno tras otro. Y a las dos de la madrugada, sin municiones y mientras los supervivientes calaban bayonetas para encarar el último asalto, el cabo ordenó a dos de ellos abrirse paso para pedir refuerzos o, al menos, informar de lo ocurrido. Después los atacantes penetraron en el reducto, y los últimos supervivientes, tras defenderse al arma blanca, fueron pasados a cuchillo. Y cuando a la mañana siguiente llegaron al fin sus compañeros a socorrerlos (A la voz de «a mí La legión» acudirán todos, y con razón sin ella socorrerán al compañero en peligro, decía entonces el código del Tercio) allí sólo había legionarios muertos, rodeados de docenas de cadáveres enemigos»[1]

Con este anticipo anunciamos la publicación de un más extenso artículo – con entrevista incluida – sobre las últimas y próximas aventuras del pintor de batallas. En este trabajo que se publicará en nuestro número de marzo hablaremos de “Voluntarios para morir”, de las vicisitudes del Sargento Ferrer-Dalmau y de un muy interesante proyecto para promocionar el conocimiento y difusión de nuestra historia a través de la creación artística.

En la edición de marzo de la revista Defensa publicaremos – salvo improbable causa de fuerza mayor – una entrevista con Augusto Ferrer Dalmau, quien preguntado  por cómo surgió la idea de pintar esta obra que ahora ve la luz nos explica: El proyecto me lo propuso mi buen amigo el general Antonio Esteban, oficial con una larga trayectoria legionaria; si no me equivoco ha estado más de 20 años destinado en distintas unidades de la Legión. Previamente, el general había contactado con la Agrupación Nacional de Legionarios de Honor buscando su implicación y patrocinio. Los contactos fueron fructíferos ya que el presidente Francisco Fernández Verni consideró que siendo el año del Centenario la iniciativa era más que oportuna y que para los Legionarios de Honor constituía un honor y una obligación participar en tan pertinente e interesante proyecto. Para mí, pintar una obra de gran formato con motivo del Centenario de la Legión constituía un reto que desde el principio me sedujo e ilusionó.

Fotografía: Cuadro de Augusto Ferrer Dalmau “Voluntarios para morir” conmemorando el Centenario de la Legión.

[1] PEREZ-REVERTE, Arturo (2020). “Voluntarios para morir”. Disponible en:

https://arturoperez-reverte.blogspot.com/search/label/2020-06%20Voluntarios%20para%20morir


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.