Domingo, 26 de junio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Los tiradores del Mando de Operaciones Especiales disparan desde el NH90 con rifles de precisión G28

Tirador del MOE armado con rifle de precisión G28 en un NH90. (MOE, Miguel Ángel Sánchez Escribano)
Tirador del MOE armado con rifle de precisión G28 en un NH90. (MOE, Miguel Ángel Sánchez Escribano)

La llegada de nuevos sistemas de armas y equipos tecnológicos avanzados al Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra (ET) es, como lo atestigua el reciente uso en disparos desde helicóptero de los novedosos rifles de precisión del tipo G28, una realidad constante.

Durante el reciente ejercicio Empecinado, que se desarrolló en varias provincias españolas, se realizaron algunas prácticas avanzadas para formar a determinado personal. En una de ellas, tiradores del Equipo de Capacidades Avanzadas -previsiblemente del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) IV “Tercio del Ampurdán” que lideraba el desarrollo del que es el ejercicio más importante anual del MOE, desplegaron en helicópteros de transporte y aprovecharon para realizar distintos ejercicios de tiro sobre objetivos terrestres.

En beneficio de su objetivo contaban con un recién llegado al MOE. Se trata del rifle de precisión semiautomático que fabrica la compañía alemana Heckler & Koch con la designación de G28, un arma larga inspirada en los AR10 que ha sido evolucionada para conseguir con ella impactos bastante certeros que podrían inscribirse en el rango de 1,5 MOA (Minute Of Angle).

Ese potencial es positivo para el MOE. El modelo de rifle de precisión en cuestión está recamarado para disparar el efectivo cartucho del 7,62x51mm y hacerlo de forma eficaz contra objetivos situados a unos seiscientos metros o algo más. Usado desde plataformas aéreas como los helicópteros NH90 o los Super Puma de las Fuerzas Aeromóviles del ET (FAMET), facilita el apuntar con bastante certeza de impacto a objetivos en estacionario o en movimiento.

Arma bivalente

Los G28 que ha adquirido el MOE en un número que, según el contrato público es de veintisiete ejemplares, estarían en principio destinados a los binomios de tiradores de precisión de los diferentes GOEs y a los de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE).

Por su carácter y detalle, el G28 no es puramente un rifle de precisión sino que se encuadraría dentro de lo que se define como rifle de apoyo a tiradores de precisión (DMR, Designated Markmans Rifle). La idea sería que cada binomio dentro del Equipo de Capacidades Avanzadas que se encarga de cometidos de tiro certero opere con rifles clásicos de accionamiento por cerrojo y también con los semiautomáticos G28 que serían un buen apoyo para sus cometidos.

Es el caso de los supuestos en que los tiradores tienen que desplegar en aeronaves para cubrir distintos escenarios -por ejemplo durante la cumbre de la OTAN en Madrid- o cuando se les encomienda neutralizar a un sujeto determinado.

Los rifles de precisión G28 del MOE combinan la posibilidad de realizar varios disparos consecutivos con el hecho de que su cañón es bastante preciso, cualidades a las que hay que añadir la ergonomía de la culata y del pistolete, el cazavainas o la nitidez y potencial de la óptica Schmidt & Bender de 3-20X50mm, aumentos que permiten emplearlos en puntería zonal o puntal; por cierto, y eso se aprecia en las fotos, los G28 del MOE cuentan con un acabado en tono marrón FDE (Flat Dark Earth) ahora especialmente en boga y, curiosamente, las ópticas son en tono negro. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.