Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Robles reitera su oferta a las comunidades autónomas para que soliciten más apoyo de los rastreadores militares

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado hoy la Unidad de Vigilancia Epidemiológica instalada en el Acuartelamiento de Artillería de Fuencarral, para presenciar in situ las labores que realizan los rastreadores del Ejército de Tierra destinadas a frenar la expansión de la Covid-19 en la Comunidad de Madrid.

La ministra ha agradecido a estos profesionales su implicación en la lucha contra la pandemia y por trabajar “al margen de cualquier consideración política”.

Margarita Robles ha querido hacer un llamamiento a las comunidades autónomas para que soliciten más rastreadores a las Fuerzas Armadas para así luchar contra el virus en sus territorios, recordando que “la capacidad del Ejército es mucho mayor y tenemos ya más de 5.000 rastreadores preparados con absoluta eficacia”.

La titular de Defensa ha adelantado que la Comunidad Valenciana solicitó ayer 150 rastreadores más para unirlos a los 150 que ya están operativos y ha pedido a otras regiones que “hagan una reflexión porque los rastreadores son esenciales para frenar el virus”. Robles ha considerado que los 150 rastreadores que solicitó Madrid son “insuficientes”, que es la región que proporcionalmente tiene menos personal militar dedicándose a estas labores y ha recordado que “el Ejército está aquí y tiene capacidad para responder en esta comunidad”. Y ha remarcado “que nadie debe regatear en los medios necesarios para salvar vidas”. “Vuelvo a reiterar la oferta que hace el Gobierno a todos los ciudadanos de la Comunidad de Madrid. Podemos ofrecer muchos más rastreadores militares, y sería bueno para luchar contra el virus”, ha dicho para insistir en la preparación, efectividad y rigurosidad de las Fuerzas Armadas.

Robles ha visitado la sala en la que 12 de los 30 militares destinados en esta unidad realizaban las labores de rastreo establecidas por el protocolo de actuación en el ámbito de la Comunidad de Madrid. Estos rastreadores del Ejército de Tierra forman parte del equipo de más 150 efectivos de las Fuerzas Armadas que están colaborando estrechamente con los servicios sanitarios madrileños para controlar la pandemia. Durante este último mes, la Comunidad de Madrid ha asignado a esta unidad 20.000 casos positivos para efectuar las labores de seguimiento.

Tras conversar con los rastreadores sobre sus actividades, el jefe de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica, comandante Fernando García-Reparaz Pardo ha detallado a la ministra cómo es la fase completa de seguimiento de un rastreo y cómo se efectúa la integración en los servicios de salud de la comunidad.

“Se busca más la calidad que la cantidad de llamadas. “Estamos salvando muchas vidas cortando esas cadenas de contagio”, ha reiterado. García-Reparaz ha querido destacar de este procedimiento “la importancia” de que los militares generen “confianza y empatía” entre la población para poder controlar la crisis sanitaria más eficazmente y detectar el mayor número de contactos.

A continuación, Robles ha pasado al aula donde se forman a los rastreadores y en la que personal del Ejército de Tierra adquiere los conocimientos y las habilidades oportunas para este cometido. Los militares que reúnen el perfil para realizar estas tareas (conocimientos sanitarios previos, capacidad de comunicación y experiencia durante el primer estado de alarma), reciben formación específica sobre los siguientes aspectos: la enfermedad, la técnica del rastreo y el procedimiento para el aislamiento.

El sistema de rastreo es una de las actividades de apoyo que contempla ‘Misión Baluarte’, segunda operación diseñada y planificada por las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa para reforzar las actuaciones ante la crisis sanitaria. El objetivo último es respaldar a las comunidades autónomas en la lucha contra la expansión del virus. A día de hoy, más de 1.900 efectivos de las Fuerzas Armadas están prestando apoyo a los servicios sanitarios de los gobiernos regionales.

Además, más de 5.000 militares del Ejército de Tierra, Ejército del Aire y de la Armada ya se encuentran formados y disponibles para incorporarse a la operación en el caso de que se les requiera por la evolución de la pandemia. En la visita a la Unidad también han estado presentes la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, el general jefe del Mando de Artillería Antiaérea, general de brigada Enrique Silvela Díaz-Criado y el jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea nª71, coronel Luis Pardo Moreno.

RASTREO DE LAS FAS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La Unidad de Vigilancia Epidemiológica (UVE) de las Fuerzas Armadas en la Comunidad de Madrid está compuesta por 5 secciones de Vigilancia Epidemiológica, con 30 militares cada una, al mando del comandante Fernando García-Reparaz. En concreto, el Ejército de Tierra coordina 3 de las 5 secciones, ubicadas en el Acuartelamiento de Artillería de Fuencarral con personal perteneciente al Mando de Artillería Antiaérea (MAAA) y en la Base de ‘El Goloso’ con efectivos pertenecientes a la Brigada ‘Guadarrama’ XII.

Por su parte, el Ejército del Aire desarrolla la vigilancia desde la Base de Torrejón y la Base de Getafe, mientras que la Armada opera desde su Cuartel General.

Fuente: Ministerio de Defensa

Fotografía: Iñaqui Gómez / MDE


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.