Miércoles, 10 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Proyecto Skydweller: el futuro UAV de vuelo perpetuo que se construye en Albacete

El aeropuerto de  esta ciudad, anexo a la base aérea de Los Llanos, acoge temporalmente las instalaciones de la compañía hispano-estadounidense Skydweller Aero que trabaja en el desarrollo de esta  aeronave propulsada por energía solar que será capaz de permanecer en vuelo, en teoría, indefinidamente.

Los orígenes se basan en el proyecto Solar Impulse 2 de desarrollo de una aeronave de propulsión solar que consiguió en 2016 dar la vuelta al mundo. La aeronave, ahora propiedad de Skydweller, está siendo modificada para su operación remota con los convenientes procesos de certificación por las autoridades de aviación.

Sebastian Renouard, Jefe de Operaciones y Desarrollo de Negocio de Skydweller nos presentó la aeronave y el programa industrial que se basa en el desarrollo de aeronaves capaces de permanecer en vuelo por prolongados periodos de tiempo gracias a su propulsión eléctrica, actuando como plataforma para diferentes sistemas de misión.

Sebastian Renouard ante el fuselaje de la aeronave (autor)

Estos pueden ser cargas gubernamentales para misiones de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR), repetidores de telecomunicaciones con los que mejorar la cobertura telefónica y de internet en zonas con problemas de señal u otras cargas para misiones gubernamentales, de seguridad o lucha contra incendios.

Para ello el modelo de negocio se basará inicialmente en la provisión de servicios desde aeronaves de la compañía, que según progrese la construcción de los aviones (cinco en el próximo año, diez en los dos próximos según las previsiones), permitirá vender aviones a clientes para operarlos según sus necesidades.

La compañía ha recibido financiación en España de la Junta de Castilla-La Mancha y del Ministerio de Ciencia e Innovación y trabaja actualmente en las instalaciones temporales de Albacete en la certificación de la aeronave para operar de forma autónoma. De hecho como puede verse, el avión ya dispone de matrícula civil, EC-247, en clara referencia a su capacidad para volar 24 horas, 7 días a la semana.

El plan contempla la ampliación de las instalaciones del aeródromo de Valdepeñas donde Skydweller ya tiene un hangar, para iniciar la construcción de las aeronaves. Actualmente la compañía tiene 120 empleados en España, 40 de ellos en Castilla-La Mancha, con oficinas también en Madrid, con planes de crecer hasta 150.

La cabina en proceso de su conversión a aeronave no tripulada (autor)

¿Cómo funciona?

La aeronave gracias a su gran sustentación necesita solo 300 metros de pista despegar, momento a partir del cual comienza a elevarse de 8.000 a 15.000 metros, por encima del tráfico civil (aunque podrá operar junto a este), donde gracias a sus 400 kg. de carga útil, podrá operar con sus cargas de pago. Dependiendo de la misión, podrá portar sensores electroópticos, radares, repetidores de comunicaciones u otros distintos por períodos máximos previstos de hasta 90 días. Transcurridos estos  podrá cambiar durante los períodos de mantenimiento en tierra las cargas de pago y comenzar otras misiones.

El avión dispone de gran sustentación, está recubierto por 300 metros cuadrados de paneles solares distribuidos sobre las alas (de 72 metros de largo) y el estabilizador horizontal que durante el día generan la electricidad que se almacena en baterías y permite también operar de noche.

Dispone de una potencia eléctrica de hasta 2 kw. repartida en cuatro módulos de baterías ubicados en las góndolas tras los motores eléctricos. El avión está construido con materiales compuestos como la fibra de carbono o el kevlar y forrado de material textil que lo hacen muy ligero, en torno a las 2,5 toneladas dependiendo de la configuración.

Estas capacidades permiten operarlo como un pseudo-satélite, ofreciendo frente a este la posibilidad de permanecer todo el tiempo sobre la zona de interés. Además por su configuración, el avión es totalmente respetuoso con el medio ambiente, no tiene emisiones y es una herramienta de gran valora en la transición ecológica.

El avión destaca por su gran envergadura alar (Skydweller)

Entre las empresas presentes en el proyecto están la multinacional italiana Leonardo pero también las españolas Aernnova o Tecnobit-Grupo Oesía. La aeronave comenzará en breve una campaña con Estados Unidos y Francia en el Caribe.

La compañía ha detectado que hay una oportunidad comercial para ofrecer este tipo de capacidades que no será igualada en los próximos 2 a 5 años, por lo que está ofreciendo la tecnología para misiones que van desde la patrulla marítima, la seguridad fronteriza, la cobertura de grandes eventos, la vigilancia de áreas afectadas por incendios, el refuerzo de cobertura telefónica y de internet (en noviembre del año pasado se firmó un acuerdo de desarrollo con Telefónica en este sentido).

El pasado día 14, en presencia de representantes de los Ministerios de Defensa de España y Francia y de la embajada de Estados Unidos en España, el ministro de Defensa de Luxemburgo François Baush firmó con el CEO de Skydweller, Robert Miller y Laurent Sissman, vicepresidente de sistemas no tripulados de Leonardo, un acuerdo de colaboración. Se sumaba así Luxemburgo a Estados Unidos, Francia y España en el apoyo gubernamental al proyecto Skydweller.  (José Mª Navarro García)

Fotografía portada: El gran hangar que acoge los trabajos sobre Skydweller (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.