Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los propósitos del Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra para 2021

La pandemia ha impedido este año el tradicional encuentro del Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), General Francisco Javier Varela Salas, con los periodistas especializados en defensa. A falta de las entrañables migas, que a buen seguro volverán, reproducimos a continuación las palabras del JEME apuntando los grandes propósitos y desafíos de la fuerza terrestre en este 2021:

EL EJÉRCITO DE TIERRA EN 2021: Aprendiendo del presente, mirando al futuro

“Tras un año que los españoles tardaremos en olvidar, marcado por el sufrimiento pero también por el esfuerzo y la resiliencia colectivos, el Ejército de Tierra quiere compartir las líneas generales que marcarán el camino de nuestra organización para el año que acaba de comenzar.  Como organización que busca la excelencia, el Ejército de Tierra viene recogiendo experiencias desde el inicio de la pandemia, a la vez que continúa mirando al futuro, con esa actitud de adaptabilidad y flexibilidad que demostramos día a día,  y que nos consolida como una herramienta eficaz en manos del Gobierno de la nación, que sirve a los intereses del Estado dentro y fuera de España, que da respuesta inmediata a las necesidades de la sociedad, como ha quedado de manifiesto en las recientes actuaciones para mitigar los efectos de la tormenta invernal Filomena y la subsiguiente ola de frío.

En el año 2020 fuimos capaces de poner a disposición de las autoridades civiles el 100% de nuestras capacidades, así como sostenerlas durante 98 días. Tuvimos que revisar nuestros objetivos para adaptarnos a la situación y nos marcamos tres líneas principales de actuación a corto plazo: estar más y mejor preparados para afrontar crisis similares a la COVID-19, garantizar las condiciones mínimas de vida y trabajo en nuestras unidades y preservar las capacidades operativas esenciales, el liderazgo y la formación en valores. Esperamos que, a lo largo del año que comienza, podamos volver, progresivamente, al ritmo de actividades de instrucción y adiestramiento habitual.

Este 2021 ha comenzado marcado por una tercera ola de la pandemia. El Ejército de Tierra continúa aportando los apoyos que se precisan en cada momento.  Con el mismo espíritu de aprendizaje y adaptabilidad, y tras evaluar detenidamente las enseñanzas obtenidas durante nuestra actuación frente a la pandemia, hemos identificado las capacidades que debemos priorizar de forma inmediata. En este sentido, actualmente estamos reforzando nuestras capacidades sanitarias, NBQ y de policía militar para responder mejor a las necesidades actuales.

Como venimos trasladando a la sociedad, el Ejército de Tierra, sin dejar de estar centrado en el presente, no deja de mirar al futuro con la firme vocación de adaptarse y mejorar su eficacia. El cambio cultural y organizativo que hemos emprendido es absolutamente imprescindible para  seguir siendo  relevantes y útiles a la sociedad a la que servimos. Durante el año 2021 continuaremos con la modificación de nuestras estructuras dentro del concepto de organización orientada a la misión, que en el caso de la Fuerza se encuentra muy avanzada.  El ejemplo más reciente la remodelación de la División San Marcial, que desde ahora agrupa a las unidades más especializadas del Ejército de Tierra.

Una vez implantado el concepto de la Brigada como “Sistema Integral de Combate”, continuaremos igualmente avanzando en el desarrollo de la Fuerza 35, Nuestros esfuerzos  solo  irán dirigidos a la experimentación con nuevos materiales de alta complejidad tecnológica, sino también a la incorporación de procedimientos en desarrollo, que nos permitan operar con eficacia en un entorno cada vez más volátil. Si bien la situación económica habrá de adecuarse a los tiempos que vivimos, no vamos a renunciar a nuestras aspiraciones de poder participar en programas estratégicos para la Defensa.

Más allá de la evolución organizativa y de la incorporación de nuevas tecnologías, el Ejército de Tierra se sustenta  en el capital humano, que seguirá siendo el centro de gravedad de nuestra organización. El cambio cultural que implica la transformación emprendida requiere la adopción del concepto de mando orientado a la misión. Ello supone adquirir una nueva mentalidad, presidida por un modelo de liderazgo basado en el ejemplo y apoyado en nuestros valores, que fomente la iniciativa a todos los niveles.

Somos conscientes que, en los momentos de crisis, las actuaciones de nuestros hombres y mujeres son más cercanas y visibles y, por ello, hemos podido ganarnos los corazones y las mentes de nuestros conciudadanos. Sin embargo, seguimos necesitando un esfuerzo colectivo, sostenido en el tiempo, para poder trasladar a la sociedad, en especial a las generaciones más jóvenes, lo que las Fuerzas Armadas hacemos para garantizar la libertad de todos los españoles.

En definitiva, el Ejército de Tierra no dejará de aprender, innovar, mejorar y mirar al futuro, sabedores que en nuestro empeño, contamos con el apoyo de la sociedad a la que servimos”.

General Francisco Javier Varela Salas, Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra  


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.