Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Noruega achaca el accidente de su fragata a una cadena de errores y exculpa a Navantia

El informe técnico de la comisión de accidentes marítimos noruego reprocha a la dotación del navío de escolta “Helge Ingstad” no haber sabido utilizar debidamente los sistemas técnicos del buque así como diversos errores, por lo que libra de toda responsabilidad a su fabricante, la naval española Navantia, y desactiva cualquier demanda de compensación.

El accidente sufrido el 8 de noviembre de 2018 por la fragata de la Real Marina de Noruega o Sjøforsvaret, KNM (Kongelig Norske Marine) “Helge Ingstad” (F-313) se debió a factores organizativos, operativos, técnicos y sistémicos, según publicó el 8 de noviembre la  Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte de este país nórdico.

La información oficial es fundamental para zanjar la polémica sobre un hipotético fallo de diseño. El informe analiza minuciosamente lo ocurrido hasta que la fragata chocó con el gigantesco petrolero “Sola TSen las proximidades de una terminal de carga cerca de Bergen (Noruega) y sus conclusiones coinciden con las del primer estudio provisional.  También se confirma que el control de tráfico marítimo no monitoreó el recorrido del navío de escolta a lo largo del fiordo de Hjelte y señala que desde el carguero se trató de alertar a la dotación de la KNM “Helge Ingstad” del grave peligro de colisionar, aunque en el puente de mando no se dieron cuenta hasta que prácticamente la proa del “Sola TSles envistió.

El personal de la dotación de guardia en el puente de mando del navío militar no supo usar sus amplios recursos técnicos de navegación/múltiples sensores para detectar el peligro, al creer que el petrolero estaba fondeado y no en movimiento. Así se critica la poca experiencia de la oficial que estaba de guardia al mando del navío, lo que sería la principal causa de la colisión, que ha llevado a la pérdida total de una moderna fragata, cuyo reemplazo costaría a la Corona noruega entre 11.000 y 13.000 millones de coronas (de unos 1.100 a 1.300 millones de euros).

El estudio hace especial énfasis en el poco uso que la dotación de las fragata hizo del radar y del sistema de Identificación Automática de Buques  o AIS (Automatic Identification System), que funcionaba en ese momento sólo en modo pasivo, lo que provocó que su navegación no fuese detectada por los sensores del sistema de tráfico marítimo ni por los del buque mercante. A éste último, se le achaca que no confundiese su correcta posición, al llevar encendidas las luces de cubierta, lo que habría causado un error de apreciación.

La comisión, en la que han participado las autoridades españolas como constructores de la fragatas y las de Malta (donde está registrado el petrolero), añade 15 consejos para mejorar la seguridad, prácticamente todos destinados a la Sjøforsvaret, en los que inciden en garantizar en asegurar el nivel de experiencia del personal de la dotación del puente, mediante una mejora en la formación previa. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía:  La fragata “Helge Ingstad” una vez reflotada tras el accidente.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.