Viernes, 9 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

El Museo de la Guerra Civil de Morata de Tajuña

Justo cuando se van a cumplir 85 años de una de las batallas más duras de la Guerra Civil española, la del Jarama, hemos visitado el Museo de la madrileña Morata de Tajuña dedicado a aquel conflicto y situado en lo que fuera su línea del frente.

El museo de la Guerra Civil de Morata de Tajuña, aunque dedicaba buena parte de su colección a la batalla que se libró en el valle del Jarama en febrero de 1937, expone material completo del conflicto que enfrentó a España entre 1936 y 1939.

El Museo, que se estructura a lo largo de ocho salas, surgió por la iniciativa de un vecino de Morata de Tajuña,  Gregorio Salcedo, que empezó a principios de los años cincuenta a recopilar material de la batalla del Jarama. En aquellos años de la dura posguerra, la familia Salcedo, como otras tantas, se dedicaba a retirar los restos metálicos del conflicto, principalmente munición, que había esparcidos por los aledaños de la localidad, principalmente en olivares, para su venta como chatarra.

Parte de estas piezas reunidas durante años por Salcedo sirvieron de base para la creación del actual museo de Morata de Tajuña, que se puso en marcha sin apoyo de la Administración, como ya vimos cuando visitamos el Museo del Guardia Civil de Navas del Rey. 

Así, hoy, y a solo unos 30 kilómetros de Madrid, puede visitarse los sábados, domingo y festivos, la interesante colección que ofrece el museo de Morata de Tajuña, compuesta por miles de objetos, munición, granadas, salvoconductos, cartillas de racionamiento, mapas, fotografías, octavillas, cascos, latas de comidas, mecheros, material médico, botellas, periódicos de la época, monedas, billetes, etc. En su mayor parte hablamos de material obtenido personalmente por el promotor, aunque también algunos fondos proceden de donaciones, u objetos en depósito, como las piezas de artillería de la Fundación Don Rodrigo, como un cañón antiaéreo alemán de 88 mm, un antitanque ruso de 45 mm, entre otras.

Es fruto de un trabajo de recogida, catalogación, restauración y exposición realizado a lo largo de dos décadas, que además de recoger el punto de vista militar y de propaganda de ambos bandos, muestra como fue la dura vida de los militares que lucharon en las trincheras. También hace un repaso a las tropas de las Brigadas Internacionales, reclutados por partidos comunistas de todas partes del mundo siguiendo las órdenes dadas desde Moscú por Stalin y que tras su debut en la batalla de Madrid, en la del Jarama tuvieron un papel fundamental pagado con cuantiosas bajas.  

Asimismo se repasa, en la espectacular colección de fotos, a los mandos de ambos bandos, imágenes de las tropas, y de su material terrestre y las por entonces punteras aeronaves que lucharon sobre los cielos de España y sus pilotos, españoles, alemanas, italianos, soviéticos, etc. Otro apartado muy curioso es el material de sanidad, que incluye una camilla de la época. (Julio Maíz Sanz)

Fotografia: Una de las salas del Museo de Morata de Tajuña, presidida por un cañón anticarro ruso de 45 mm. (foto Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.