Domingo, 25 de septiembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Municiones avanzadas para los Pizarro y Leopardo del Ejército de Tierra

Vehículo Pizarro abriendo fuego con su Mauser de 30 mm. (Ejército de Tierra)

Tanto en carros de combate como en otros vehículos blindados, no solo el tamaño del cañón es importante. Es necesario dotarlo de municiones avanzadas que permitan hacer frente a las necesidades actuales y futuras, cuestión que tiene muy presente el Ejército de Tierra.

 

 

Así pudimos comprobarlo durante el evento Vehículos de Combate del Ejército de Tierra del Siglo XXI organizado el pasado mes de abril por el Mando de Apoyo Logístico (MALE) y Grupo Edefa. Estas mejoras se refieren sobre todo a los dos principales vehículos de combate, el Leopardo y el Vehículo de Combate de Infantería / Caballería (VCI/C) Pizarro, dotados de cañones de 30 y 120 mm. respectivamente.

Munición para el Pizarro

En lo que respecta al Pizarro y su cañón Mauser Mk 30-2 de calibre 30x173 mm., se requiere la adopción de munición de mayor potencia para perforar blindaje y superior polivalencia, mediante el uso de espoletas programables con las que enfrentar diversos objetivos, desde tropas guarecidas tras muros a aeronaves no tripuladas.

Una opción sería incorporar, siempre que el coste de las modificaciones en la torre no disparen el coste, la misma munición Airbust Munition (ABM) adoptada para el cañón Mk44 Bushmaster del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 Dragón”.

En 2017 informamos que este cañón contará con capacidad airbust para emplear munición de efectos programables, habiéndose incluido esta especificación que permite emplear el armamento principal del vehículo de nuevas maneras. La munición de explosión aérea se puede programar para explotar sobre objetivos tras una desenfilada (airbust), muy efectivo contra infantería a pie o contra objetivos situados dentro de un espacio cerrado, una vez que se ha atravesado una pared exterior (point detonate-delay).

Esta cualidad supone un incremento de letalidad del arma, al combinar en este caso el con la munición de 30x173 mm. Mk310 PABM (Programmable Air Bust Munition), diseñada para este arma según un requerimiento de la Infantería de Marina estadounidense. El cañón incluye un dispositivo para programar las espoletas de cada proyectil accionado desde la unidad de control de tiro del arma. De esta manera la munición puede usarse en modo explosión aérea, en un punto concreto o con retardo, detonando el explosivo una vez que se ha atravesado, por ejemplo, una puerta o el blindaje ligero de un vehículo.

Esta munición tiene un peso de 713 gramos, una velocidad de salida de 970 m/s y su espoleta electrónica se programa mediante una bobina inductiva que se instala en el sistema de alimentación del cañón y asociada al módulo de control de tiro.

Municiones avanzadas para el Leopardo

En el caso del Leopard 2A4 y del Leopardo 2E, hay también múltiples opciones, buscando igualmente mayor alcance y eficiencia en combate urbano y polivalencia, con municiones que permitan atravesar muros y provocar efectos precisos tras ellos. Por ejemplo, la de alta velocidad APFSDS (Armour Piercing Fin-Stabilised Discarding Sabot) o de energía química HEAT (High-Explosive Anti-Tank) están diseñadas para destruir blindados, pero no resultan eficaces contra otro tipo de objetivos.

Leopardo 2E abriendo fuego (Ejército de Tierra)

Leopardo 2E abriendo fuego (Ejército de Tierra).

De ahí que se hayan desarrollado municiones multipropósito pregragmentadas con espoletas programables, como las M830A1 de General Dynamics, la DM11 120 K HE-FRAG-T de Rheinmetall, la APAM (Anti-Personal Anti Material) o la Kalanit de IMI (ahora Elbit Systems), además de la HE de Nammo.

La DM11 tiene módulos explosivos y una espoleta programable, que permite detonar la carga sobre personal desprotegido durante su trayectoria o tras atravesar las paredes y la APAM puede ser usada contra infantería, construcciones o, incluso, helicópteros.

Menos conocida es la posibilidad de emplear misiles desde el cañón principal de un carro de combate, opción habitual en carros rusos y en los Merkava israelíes, que emplean el Lahat de IAI de guiado láser. Pueden así afrontar objetivos complejos, como blancos en desenfilada e incluso helicópteros.

Es importante recordar que FMG (Fábrica de Municiones de Granada) es actualmente la única empresa nacional capaz de fabricar munición de carro de combate en España, habiendo suministrado de 120 mm. para el Leopardo. Se ha fabricado munición de diseño propio y en colaboración con tecnólogos internacionales, incluyendo la posterior vigilancia de la munición. (José Mª Navarro García)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.