Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Mejorando el Vehículo de Reconocimiento y Combate de Caballería 8x8 Centauro del Ejército de Tierra español

El Ejército de Tierra (ET) español emplea en distintos regimientos un potente medio de combate con tracción 8x8 y cañón de 105/52mm. Entre el año 2000 y el 2006 se recibieron 84 ejemplares del Vehículo de Reconocimiento y Combate de Caballería (VRCC) Centauro fabricados por la firma italiana Oto Melara, hoy Leonardo, que, de cara a la futura Brigada 2035, donde aún tiene cabida su empleo operacional, se ha previsto modernizar.

Buscando mantener las cualidades que hacen que estos potentes vehículos sean especialmente versátiles para acciones como las de reconocimiento y exploración, y apoyándose en un plan ya concretado, se ha definido un proceso de actualización que afecta, como la les informamos en la noticia publicada el pasado 20 de marzo de 2019, a distintos elementos y capacidades. Dentro de esa voluntad se enmarcaría la noticia que acabamos de conocer y que afecta en primera instancia a la Caballería de la Legión, con el Grupo de Caballería Ligero Acorazado II (GCLAC II) acuartelado en Ronda (Málaga), y que está previsto aplicar a otras unidades del ET.

Sabemos que el Mando de Apoyo Logístico del Ejército, el MALE, ha rubricado un acuerdo con la compañía SDLE (Star Defence Logistic & Engineering), que ya fue adjudicataria de un proyecto del Ejército de Jordania para poner en activo un lote de Centauro que les habían sido cedidos por Italia. Basándose en la solución que están aplicando allí sobre ochenta ejemplares del tipo B1, y que contempla mejoras en cuanto al sistema de dirección de tiro, solución de obsolescencias y sustitución de la cámara térmica. Una actualización similar se contempla para los ejemplares del ET y ya se trabaja en llevarla a cabo.

Sabemos que se han estado evaluando y comprobando las capacidades de una nueva cámara térmica de tercera generación que en ensayos ha demostrado su potencial para detectar, en condiciones reales, objetivos situados a nada menos que 11 kilómetros de distancia. Este ingenio, que ya está disponible para los primeros Centauro españoles, sustituye a la antigua cámara térmica y aporta mejoras como un zoom doble, con un canal óptico y otro digital, una gran ayuda para localizar objetivos muy lejanos. Los datos que se obtienen de ella son mostrados, en pantallas asociadas a su trabajo concreto, tanto al Jefe del vehículo como al tirador. Con esa ayuda pueden hacer puntería sin entrar en mira gracias al monóculo instalado en el VRCC; el Jefe del vehículo puede, desde su repetidor, modificar parámetros como la nitidez, contraste, brillo,…, de la imagen, una capacidad que antes no se tenía.

Tras la validación de las capacidades del sistema y de exponer sus usuarios temas relacionados con la necesidad de contar con suficiente stock de repuestos, se está procediendo a las pruebas oportunas para validar las prestaciones en ambientes degradados donde el polvo, la lluvia o la niebla sean intensos. En unos pocos meses está previsto que el nuevo sistema comience a llegar a las diferentes unidades, instalación que seguramente será aprovechada para hacer lo propio con otras mejoras ya del todo necesarias en los Centauro del ET. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: El MALE ya ha aprobado una serie de mejoras para poner al día el 8x8 Centauro proceso que contempla equipos como una novedosa cámara térmica de tercera generación. (Octavio Díez Cámara)

Tanto el Jefe del vehículo como el tirador dispondrán de pantallas donde ver los datos captados por el nuevo sistema de visión térmica. (Octavio Díez Cámara)

La Caballería de La Legión ha comprobado ya las capacidades del nuevo sistema de puntería térmico propuesto por la compañía española SDLE. (Octavio Díez Cámara)

Es imprescindible acometer varios cambios en los VRCC españoles para mantenerlos activos durante dos décadas más. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.