Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Listos los blancos aéreos y navales para el ejercicio Dardo del Ejército del Aire

De cara al próximo ejercicio de defensa aérea Dardo del Ejército del Aire el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) ha aprobado la adquisición de diferentes blancos aéreos y navales con los que se ejercitarán en tareas de defensa contra objetivos aéreos y navales de superficie.

Se han adquirido en concreto nueve blancos aéreos SCRAB II y siete sub-blancos navales Spayk con dispositivos infrarrojos (IR), suministrados todos ellos por la compañía española SCR del grupo everis Aeroespacial, Defensa y Seguridad (ADS).

Como en anteriores ejercicios, el Mando de Combate y el Mando de Apoyo Logístico del Ejercito del Aire organizarán un ejercicio de defensa aérea que contará con el empleo de blancos aéreos y navales de superficie desplegados desde las instalaciones onubenses del Centro de Experimentación de El Arenosillo (CEDEA).

Como explica el expediente de contratación, este tipo de blancos aéreos y marinos se vienen utilizando en el Ministerio de Defensa desde 2004 en diferentes ejercicios y en el CEDEA por lo que se pueden aprovechar las inversiones ya realizadas incluyendo equipos de control en tierra o lanzadores. Estos medios se emplean principalmente en las campañas de tiro con misiones y en particular para la campaña Dardo.

Mientras que los blancos aéreos SCRAB II contarán con pods para poder emplear botes de humo, lanzadores de bengalas y reflectores de radar en banda X, los blancos navales Spayk usarán emisores de infrarrojos (IR)

SCR: blancos aéreos, terrestres y navales

Con 25 años de experiencia, SCR atesora una dilatada experiencia en el diseño, fabricación y operación de sistemas no tripulados para su empleo como blancos aéreos, terrestres y navales. Es una empresa española, parte del grupo everis Aeroespacial, Defensa y Seguridad con tecnología propia que ha diversificado y ha desarrollado tecnologías y métodos de fabricación aplicables a blancos aéreos o UAVs. SCR diseña y fabrica los sistemas de lanzamiento y recuperación, la electrónica y parte de las cargas de pago que permiten a cada blanco cumplir diferentes misiones que van desde la calibración de sistemas de armas a la certificación de unidades antiaéreas.

En el segmento aéreo nos encontramos diferentes soluciones como el ALBA y el  ATL propulsados por hélices y los SCRAB I y II que emplean turbinas para ofrecer mayores prestaciones en términos de alcance, velocidad y altitud. Pueden portar diferentes cargas de pago como bengalas, chaffs o emisores de señales para simular el RCS (Sección Radar Equivalente)  de diferentes aviones. Además si no son destruidos en la prueba, puede programarse el vuelo para su recuperación mediante paracaídas.

El más moderno es el SCRAB III, un blanco aéreo de última generación que en pruebas ha alcanzado una velocidad de 650 km/h (350 nudos), lo que supone un importante salto cualitativo en comparación con su predecesor, el SCRAB II. El SCRAB III es un target drone diseñado por SCR para ofrecer a las Fuerzas Armadas un producto que aúne un excelente rendimiento en combinación con unos costes competitivos. La plataforma es el resultado de un ambicioso proyecto de I+D desarrollado íntegramente en España, en las instalaciones de SCR en Madrid, donde también se lleva a cabo la fabricación y el ensamblaje de la plataforma.

El sistema cuenta con un techo operativo de 8.000 metros de altura, un alcance de operación de 100 kilómetros y una autonomía de vuelo de una hora. Está preparado para transportar cargas de pago de hasta 13 kg. de peso, por lo que se trata de una plataforma muy versátil, tanto para campañas militares como para posibles usos en investigación y experimentación.

En el segmento naval, la empresa ha desarrollado la familia Spayk, diseñados para ser empleados como blancos o a su vez remolcar blancos para la formación de tripulaciones de unidades de superficie. Diferenciados por el tamaño y autonomía, los Spayk I y II emplean sistemas de control automático con autopiloto, pudiendo navegar por una ruta fija determinada por posiciones GPS o waypoints. Pueden portar diferentes equipos para simular señales visuales, radáricas o de otro tipo según el tipo de ejercicio que se esté desarrollando. Ambos sistemas permitirán a los buques de la Armada adiestrarse contra amenazas de diversos tipos, desde ataques de embarcaciones rápidas propias de guerra híbrida o asimétrica así como la puesta a punto de los sistemas de armas de superficie con los que cuenten.

El Ejército del Aire probó en 2018 el blanco terrestre RRS-1 de SCR, un vehículo 4x4 ligero con 10 km. de alcance y una velocidad de hasta 65 km/h con el que unidades aéreas pueden entrenar el combate aire-tierra. Uno de estos blancos fue destruido en el polígono de tiro de las Bardenas Reales por un misil AGM-65 Maverick lanzado por un F-18 del Ala 15 del Ejército del Aire. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Varios blancos SCRAB II. Se aprecian las cargas de pago en los extremos de las alas (SCR)

Los Spayk son empleados para remolcar blancos pero podrían tener otras aplicaciones (everis)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.