¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El interés de la Infantería de Marina española por el vehículo de combate anfibio ACV de los Marines

La Infantería de Marina  española tiene un alto interés por el nuevo vehículo de combate anfibio o Amphibious Combat Vehicle (ACV), que ya emplea el Cuerpo de los Marines de los Estados Unidos, tanto para sustituir a sus vehículos de asalto anfibio o AAV como a sus blindados 8x8 Piraña IIIC.

La Infantería de Marina lleva años buscando sustituir su más que veterana flota, recibida en los años setenta, de vehículos de vehículos de asalto anfibio o Assault Amphibious Vehicle (AAV),  de los que actualmente tiene 19 AAV-7A1 (16 en versión portapersonal, dos de mando y uno de recuperación).

Aunque del reemplazo se ha hablado en múltiples ocasiones, no se ha entrado en la ecuación de sumar  a este proceso el del cambio la de los más modernos Vehículos de Combate de Infantería (VCI)  8X8 MOWAG Piraña IIIC, como analiza el teniente coronel de Infantería de Marina (IM) Miguel Hernández Suarez-Llanos en el último número de la Revista General de Marina, órgano oficial de prensa de la Armada española.

En principio, para sustituir a los AAV se analizaron por parte del Estado Mayor de la Armada, las posibilidad de la adquisición directa de AAV nuevos en su última versión,  la compra de medios de este tipo de segunda mano a los Marines modernizados a dicho estándar, y a la adquisición (a más largo plazo) del nuevo ACV, con los que el que los Marines están sustituyendo sus AAV.

Aunque la Armada optó por la segunda opción como solución a corto y medio plazo, además de mantener a la vista en la evolución del programa ACV como potencial solución a largo plazo. “Sin embargo, la actual situación presupuestaria y la escasa prioridad asignada han motivado que este programa se haya congelado” afirma el referido profesional de la IM.             

Este retraso está haciendo que el programa de obtención del sustituto del AAV se aproxime  al plazo en el que se debería renovar los VCI Piraña, que a partir de 2028 estarían comenzando a cumplir el final de su ciclo de vida.

“Así, la cada vez mayor cercanía en el tiempo de ambas necesidades aconseja analizar la posibilidad de que sean atendidas de manera integral. Visto de manera simplista, el ACV es un vehículo blindado 8x8 para transporte de tropas con capacidad para navegar durante el movimiento buque-costa. Si la operación en tierra del ACV ofreciera las funcionalidades que se exigen al VCI en dotación en la Armada, parecería lógico, a priori, normalizar las plataformas en servicio para ambos sistemas, de manera que tanto los AAV como los Piraña fueran sustituidos en el corto y medio plazo por la misma plataforma ACV” explica el teniente coronel.

Así mismo añade que “Esta normalización traería consigo evidentes ventajas y ahorro de costes en materia de mantenimiento, formación y adiestramiento, infraestructuras, interoperabilidad e incluso organización”.

En caso de seleccionar al ACV como VCI de la Infantería de Marina, se logaría una mayor sencillez y economía logística, al normalizar los actuales AAV y Piraña IIIC con está única plataforma, que daría una mayor capacidad anfibia de la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR) gracias a una mayor fluidez de los desembarcos en playa, ya que los actuales Piraña necesitan ser trasladados en lanchas de desembarco, y en el caso de los ACV hacen el movimiento buque anfibio-costa de manera  autónoma.

Así detalla este profesional de la IM, “A falta de un estudio más detallado, un batallón de ACV con cuatro compañías de línea, una sección de reconocimiento, otra de zapadores, una de sanidad y los correspondientes elementos de mando, ISR y recuperación, podría comprender entre 60 y 65 vehículos, lo cual no se aleja mucho de la suma de los 19 AAV y los 39 Piraña III actualmente en servicio, pero obteniendo una estructura orgánica homogénea y más completa”.

El profesional señala que el ACV, que aunque suministrado a los Marines por BAE Systems, se basa en una plataforma diseñada por la empresa italiana Iveco denominada como Superav.  La multinacional italiana, que tiene gran implantación en España,  de hecho presentó el citado  medio anfibio en la última edición de FEINDEF celebrada en noviembre  de 2021.

“Así, se podría analizar la viabilidad de una solución que implicara, por ejemplo, la realización de algunas tareas de fabricación, ensamblaje y/o mantenimiento en España en centros e instalaciones de la propia Iveco, que ya tiene un profundo conocimiento de la plataforma base”, señala el autor.

La viabilidad de esta solución pasa necesariamente por que la Armada otorgue a esta necesidad una mayor prioridad, que la que ha tenido con la de la sustitución de los AAV hasta la fecha.     

Según calcula el teniente coronel, “el coste de un programa como este, aun siendo de vital importancia para la Infantería de Marina, podría rondar entre los 350 y 400 millones de euros, muy lejos aún del resto de los principales grandes programas de armamento”,  que además apunta a que se tiene todavía un margen para ponerlo en marcha, ya que  no sería hasta 2026, cuando empezarían a estar disponibles para ACV  para la venta a otros países. Finalmente afirma que, “La alternativa es la pérdida definitiva, a corto plazo, de una capacidad única para las Fuerzas Armadas (españolas)”. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los vehículos de combate anfibio ACV del Cuerpo de los Marines. (foto USMC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.