Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El INTA prueba los perros capaces de detectar el explosivo TATP, “la madre de Satán”

El pasado día 14 tenía lugar un ataque yihadista en el que uno de esos llamados “lobos solitarios” intentó hacer explotar la bomba que portaba en el Hospital de Mujeres de Liverpool. Afortunadamente solo falleció el terrorista, que había fabricado él mismo la bomba empleando como material explosivo el triperóxido de triacetona (TATP), conocido también como “la madre de Satán”.

Se trata de un explosivo de fabricación casera, relativamente fácil de elaborar sin medios sofisticados, de ahí que se haya prodigado su uso entre grupos terroristas de corte islamista. Sin embargo es muy sensible a cambios de temperatura, a fricción o electricidad estática de ahí que sea bastante inestable.

Fue usado en el citado atentado al Hospital de Mujeres de Liverpool, antes también en el atentado del Manchester Arena del 22 de mayo de 2017 que dejó  22 muertos o en los ataques terroristas del 13 de noviembre en París, donde dos de los atentados se basaron en  terroristas suicidas portando bombas con TATP.

En España también se convirtió en portada de los titulares el 16 de agosto de 2017 cuando explotó la casa de Alcanar en Tarragona donde unos yihadistas “cocinaban” grandes cantidades de TATP con los que iban a preparar furgones bomba. Al perder la base de operaciones, terminaron perpetrando atentados improvisados en Barcelona y Cambrills que se saldaron con 16 muertos. Además la Guardia Civil ya intervino en marzo de 2019 730 gramos de este explosivo que un grupo organizado de delincuentes preparaba y que usaba para reventar cajeros automáticos.

Centro de referencia

De ahí que cobre tanta importancia la iniciativa llevada a cabo por la Subdirección General de Sistemas Terrestres del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Concretamente el Área de Materiales Energéticos del Departamento de Sistemas de Armas y Balística llevó a cabo entre el 16 y el 18 de noviembre un ejercicio para probar la capacidad de los perros adiestrados para detectar el citado TATP, ejercicio al que pudo asistir defensa.com.

Se desarrolló un ejercicio denominado de saturación puesto que el Laboratorio de Materiales Energéticos preparó 3 kg. de TATP para que los perros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de varias autonomías y de policías locales se entrenaran en su detección. Estas instalaciones del INTA son las únicas en España donde se puede preparar de forma controlada este material empleado en el adiestramiento de los canes, que también se adiestran en estas instalaciones punteras.

Frente a otros ejercicios en los que la cantidad de explosivo es muy pequeña y la dificultad para el perro reside en detectar su ubicación, en este caso, la gran cantidad de explosivo “inunda” la sala del antiguo edificio de Dirección del Laboratorio de Materiales Energéticos preparado al efecto. Ahora los perros deben ser capaces de encontrar el origen preciso del olor que satura la ubicación. Durante los ejercicios, los perros, mayoritariamente pastores alemanes y belgas, entrenados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policías autonómicas y locales realizaban prácticamente la misma secuencia.

En el recinto que recreaba el lugar donde se había localizado una célula yihadista, se procedía a la búsqueda de explosivos empleando los perros adiestrados. Estos diligentemente se aproximaban junto a su adiestrador hasta que este le daba la orden para comenzar el rastreo. Unos de forma más sistemática y otros más directa, prácticamente todos los perros que participaron encontraron el explosivo, momento en el cual se sentaban ante él señalándolo esperando la orden de su adiestrador para que volviera con él y recibiera su premio y felicitación. En una situación real a continuación el técnico desactivador de explosivos (TEDAX) sería el encargado de neutralizar y retirar la bomba o el explosivo encontrado.

Cabe destacar la rapidez con la que los perros detectaban el explosivo, lo que ilustra el adiestramiento recibido por estos, basado en reiteraciones de ejercicios. Solo un par de perros que conocían por primera vez el TATP dudaron sobre la ubicación precisa del explosivo, sin duda por el poco tiempo que llevaban adiestrándose con él. Hay que recordar que estos perros están especializados en reconocer un número concreto de sustancias, caso de ciertos explosivos o estupefacientes.

Dado que su uso se ha generalizado no solo entre grupos terroristas sino incluso entre la delincuencia organizada, es de destacar que estos animales puedan adiestrarse y demostrar sus capacidades frente al TATP en el único lugar preparado en nuestro país, un ejercicio que además como nos confirmaban se ha realizado de forma altruista por parte del INTA. (José Mª Navarro García)

Fotografía: La Guardia Civil intervino en 2019 por primera vez en España TATP a un grupo de delincuentes (Guardia Civil)

Otro de los perros espera instrucciones tras señalar donde está el explosivo (INTA)

El lugar que recreaba la escena abandonada por una célula terrorista (INTA)

Otro de los perros al comienzo del ejercicio (INTA)

Este perro espera la orden de su adiestrador para iniciar el rastreo (autor)

El perro señala a su adiestrador el sitio (INTA)

Parche de una de las unidades participantes en el ejercicio (autor)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.