Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Ingeniería, alta tecnología y sistemas. El futuro de la construcción naval militar española

La apuesta por la alta tecnología, la ingeniería nacional y los sistemas desarrollados en España como factores con los que buscar el éxito de la construcción naval militar en el futuro fueron objeto de análisis en el coloquio online “El presente y futuro de la construcción naval militar” organizado por Navalia en que participaron Juan Carlos Díaz, Director de Programa en Navantia y el vicealmirante Manuel Antonio Martínez-Ruiz, Director de Construcciones Navales de la Armada Española, con la intervención de Javier Arnau, CEO de Navalia Exhibition.

Para el vicealmirante “el modelo de construcción naval español sigue estando vigente ya que desde la Armada se establecen requisitos exigentes para configurar programas avanzados”. El vicealmirante defiende que el nivel de ambición siempre ha sido alto, por lo que aboga por nacionalizar al máximo los sistemas críticos, al punto de que “hay que ir a la carga útil del buque, todos los sistemas”, “mordiendo todo lo que antes se hacía fuera”. Hay que realizar una “apuesta por la industria de defensa de alta tecnología”.

Un ejemplo es el de las fragatas F-110, en el que se ha alcanzado “un alto grado de nacionalización, tanto cuantitativo como cualitativo”. El reto abarcar ser capaz de fabricar, de exportar y ser competitivo, lo que implica una apuesta por parte del Ministerio de Defensa y la Armada por la industria.

Otro factor clave es “mantener las empresas que son nichos de tecnología, no las que son muy grandes ni las auxiliares sino aquellas que son fabricantes de sistemas específicos, tarea que hacen muy bien. Tienen que tener su mercado, su presencia en los grandes programas y hay que exigirles que sigan mejorando”. La apuesta por los programas europeos debe hacerse sobre los que tengan mayor contenido tecnológico, sin perder las conexiones estratégicas con empresas estadounidenses con las que se participa por ejemplo en la F-110, ya que es “una unión que da fortaleza”.

El tema del medio ambiente y la sostenibilidad es muy importante. La industria debe transformarse en dos ejes, primero el potencial industrial y tecnológico y por otra parte la sostenibilidad (ser capaz de desarrollar sistemas que cumplan con los objetivos de desarrollo sostenible). Respecto al medio ambiente, las emisiones o los sistemas eléctricos, constituyen un reto para la industria, pero la Armada debe caracterizarlos adecuadamente. 

Otro eje de progreso es la digitalización de la industria y de la administración. Navantia y la industria auxiliar están haciendo un esfuerzo muy grande, hace falta liderazgo de las grandes empresas para determinar los criterios de digitalización, que tenga un objetivo final. Por ejemplo disponer de un gemelo digital, que en el caso de las fragatas sería la “sexta F-110”. Esta apuesta permite un esquema eficaz de sostenimiento, pero a la industria le supone un reto, ya que requieren nuevos modelos de ingeniería de sistemas, más basados en la virtualización o en la ingeniería previa.

Para Martínez-Ruiz hay que pasar de un modelo tradicional del tipo design-build-test a uno model-analyze-build para evaluar primero si los diseños son válidos. Hay que validar los diseños antes de acometer la construcción, lo que supone un nuevo paradigma, tanto en construcción naval como en sensores y sistemas.

La Armada y el Ministerio de Defensa están haciendo un esfuerzo de identificación de las plataformas tecnológicas a las que hay que adherirse para que haya compatibilidad entre industria y armada para construcción y sostenimiento. Nos hemos enganchado a tiempo a este cambio de paradigma. El plan de transformación digital de la armada validado por el AJEMA se basa en el impulso a estos programas. Hay que continuar, apostar por estándares industriales, va a afectar al astillero y a la ingeniería de diseño y producción.

La construcción naval puede tener ahora parón, por eso hay que apostar por la ingeniería. Hay que apostar por buques eficientes, con ciclo de vida eficiente y con ingeniería nacional, con planes de ingeniería donde se potencien las capacidades nacionales. La producción es coyuntural pero la ingeniería es permanente. Hay que fomentar la “materia gris” que permita desarrollar y sostener sistemas durante muchos años de ahí que haya muy buena relación con universidades en todo el país, con programas de diversa entidad, programas de I+D que luego terminan en grandes programas. Es un trayecto que debe ser continuo, en espiral, incluyendo continuas mejoras en áreas como la inteligencia artificial, simulación, visualización, o tecnologías 3D.

La ingeniería española es muy buena y está muy reconocida, presente en todo el mundo, es un activo que no podemos perder en el futuro”, al punto de que hay que mantener la capacidad de ingeniería para ser autoridad de diseño, pero no podemos quedarnos atrás, hay que ver todo lo que se hace en el mundo. (José Mª Navarro García)

Fotografía: La F110 para la Armada española, un compendio de ingeniería nacional (Armada)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.