Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Infantería de Marina española: siempre en evolución

La permanente evolución de la más antigua Infantería de Marina del mundo, la española, creada en 1537, se ha visto reflejada en el reciente Real Decreto que reestructura la organización básica de las Fuerzas Armadas españolas.  En su disposición adicional primera se refiere a la figura de su Comandante General (COMGEIM) en estos términos: “podrá asesorar directamente al Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA) en aquellos asuntos referidos al Cuerpo de la Infantería de Marina que no se relacionen de forma específica y directa con la preparación de la Fuerza”, ya que para esto último depende de la Flota.

Esta disposición incide de nuevo en la necesidad directa de la relación permanente entre las figuras del COMGEIM y el AJEMA. El objetivo es mantener el continuo seguimiento de la evolución en las coordenadas espacio-tiempo que deben de tener en todo momento la Armada y su Infantería de Marina, una de las dos capacidades fundamentales, junto a la Flotilla de Aeronaves (FLOAN), de la acción de la proyección del poder naval de la Armada sobre tierra.

Evolución de la Infantería de Marina

La Ley orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional estableció una organización que diferenciaba con claridad las estructuras orgánica y la operativa. La primera, bajo responsabilidad de sus respectivos Jefes de Estado Mayor, es la encargada de la preparación de la Fuerza, y la segunda, cuyo mando recae en el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), tiene como objetivo su empleo, para el desarrollo de la acción conjunta y combinada.

Siguiendo el orden cronológico, el Real Decreto 872/2014, de 10 de octubre, establecía la organización básica de las actuales Fuerzas Armadas (FAS). Un escenario global, con unas amenazas y desafíos cambiantes hacen necesario acometer una revisión de la estructura orgánica que permita dotarlas de la máxima eficacia, flexibilidad, agilidad y eficiencia, adaptando sus estructuras de forma continua a las nuevas tecnologías y a su entorno en permanente cambio, como corresponde a la actual era digital.

El nuevo Real Decreto deroga el 872/2014, en cuya Disposición adicional segunda, referente al Comandante General de la Infantería de Marina, se establecía una redacción análoga a la actual de 2020.  En este sentido, el COMGEIM sigue siendo partícipe de la definición del concepto de empleo de la Fuerza Naval y de que, en el proceso continuo de mejora y de obtención de los recursos materiales necesarios, la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota disponga de la necesaria potencia de combate que se espera de ella para estar en disposición de:

- Contribuir a la Proyección del Poder Naval sobre tierra, mediante la realización de operaciones militares iniciadas en la mar.

- Proporcionar a la Armada la capacidad de llevar a cabo operaciones especiales (Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE)), tanto en el ámbito específico como conjunto, una capacidad cada vez más demandada en los cada vez mayor número de conflictos de los definidos de la zona gris.

- Contribuir a la protección física a las personas, bases, instalaciones, unidades, centros y organismos de la Armada.

- Contribuir a las operaciones de seguridad marítima con equipos especializados de diverso tipo, entre los que destacan los Equipos Operativos de Seguridad (EOS), vitales en las actuales operaciones marítimas. 

Consecuentemente, el actual Real Decreti vuelve a reflejar, una vez más, con una disposición diferenciada, la importancia de la figura del COMGEIM en su papel de asesor de una fuerza especial y única. Un reflejo lógico, sobre todo si se tiene en cuenta que ante la mayor complejidad que presenta el panorama geoestratégico, la Fuerza de Infantería de Marina se conforma cada vez más como una herramienta de la Fuerza Naval, de la versatilidad, flexibilidad y rapidez que requiere la Defensa para ser utilizada con seguridad en todo el espectro de posibilidades de empleo de las FAS, y principalmente en situaciones de urgencia o extrema necesidad, precisamente por su mentalidad  expedicionaria y su rapidez de respuesta.

Al fin y al cabo, además de su importante capacidad de combate en tierra, encuentra en su mentalidad naval el mayor de los multiplicadores. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: La continuamente renovada Fuerza de IM es uno de los más valiosos instrumentos para la proyección de la defensa de España, donde el Gobierno requiera.(foto Julio Maíz/Defensa.com).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.