Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los incombustibles Aviocar del Ejército del Aire necesitan un plan de renovación

Este verano, un año más, la Escuela Militar de Paracaidismo (EMP) “Méndez Parada”, en la base aérea de Alcantarilla (Murcia), ha planificado concienzudamente un intenso curso en el que vuelve a emplear el fiable y veterano avión de transporte CASA (hoy Airbus Defence & Space) C-212 Aviocar.

Fue en 1975 cuando empezaron a dotar a la unidad de vuelo de la EMP, el 721 Escuadrón del Ejército del Aire,  sustituyendo al CASA-352 (alias Junkers Ju-52/3M) y al norteamericano DC-3. Hoy, casi 45 años después, la Unidad opera todavía, en su principal rol el de enseñanza,  9 de los veteranos Aviocar, en concreto de la serie 100 o T.12B según designación militar española. Durante este largo periodo han volado aproximadamente 101.000 horas, sin sufrir ninguna baja y sumando un millón de saltos desde éstos, de los más de 1.500.000 realizados desde la creación de la EMP en 1947.

El 721 Escuadrón es también el responsable de aportar las tripulaciones que efectúan las largas  misiones de patrulla marítima del componente de ala fija del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), acompañados de un funcionario de dicho organismo del Ministerio de Hacienda. Además, la Unidad también realiza el mantenimiento de sus cuatro C212, que son más modernos, de las series 200/300 o T.12D, fácilmente distinguibles por su librea blanca y gris.

En la misión de enseñanza del salto paracaidista que realizan los C-212, y sus “jóvenes” pilotos, dado que ninguno había nacido cuando se construyeron  dichos aparatos, es impresionante la fluidez de los lanzamientos que realizan en el largo periodo lectivo y en el número total de horas voladas hasta la actualidad. Este avión emplea diez minutos en realizar una rotación completa en el lanzamiento de una patrulla de diez paracaidistas en la modalidad automática (carga de paracaidistas, despegue, lanzamiento, descenso, aterrizaje y listo para cargar de nuevo la siguiente patrulla). Así, en una hora de misión, se realizan  6 rotaciones, con sus correspondientes despegues y tomas, con el desgaste que supone para el avión y el esfuerzo adicional para la tripulación, respecto a un vuelo ordinario de carga/pasaje, entre dos puntos. En suma el “pequeño” T.12B es un “gigante” en manos de los pilotos del 721 Escuadrón, para llevar a cabo las exigentes necesidades de la EMP.

Los Aviocar se han convertido así a lo largo de los años en míticos. “Es un avión, aunque antiguo, de una gran simplicidad para operar y una alta fiabilidad. Fácil de volar, es lo que llamamos en nuestro argot “una madre”, aunque estamos ante un aparato táctico capaz de llevar un pelotón de operaciones especiales”, nos comenta el coronel  José Alberto Llopis, que lo ha volado cientos de horas, y actualmente está al mando de la EMP y la base aérea de Alcantarilla.

En este nuevo periodo formativo 2020/2021 la Escuela volverá a contar con los T.12B como material de enseñanza, pero los responsables y operadores del Aviocar son más que consciente de que están ante el final de su vida operativa. A pesar de la magnífica experiencia que tienen en las reparaciones y en su mantenimiento los profesionales del Grupo de Material de la EMP, dos factores principales se vuelven en su contra: la cada vez mayor dificultad de adquirir repuestos y un desgaste por su edad que exige un ratio de 9 horas de mantenimiento básico frente a cada una de vuelo.

Una de las posibilidades para solucionar el problema, sería su upgrade, en este sentido uno de los pilotos del 721 Escuadrón fue invitado a la presentación de Airbus DS de un programa de modernización denominado proyecto Phoenix, que tuvo lugar en Mobile (Alabama-Estados Unidos). Aunque la multinacional incluso ya cuenta con un cliente lanzador,  la unidad dotada de C-212-200 de las Fuerzas Especiales de la Fuerza Aérea Estados Unidos, el programa no sería compatible con los más antiguos de la serie 100 que usa el Ejército del Aire.

Como nos dice uno de los capitanes del Escuadrón: “Este aparato lo voló mi abuelo y mi tío hace décadas, ahora lo operó yo, espero que si mis hijos deciden seguir mis pasos, no tengan que volarlo si no son modernizados”. Desde hace años, la sustitución de este material está en la mesa de la División de Planes del Ejército del Aire, pero de momento no parece que tenga un horizonte cercano. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Línea de “Aviocar” en la plataforma de la base aérea de Alcantarilla. (Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.