Viernes, 1 de marzo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El histórico carro de combate M-48 Patton en la Infantería de Marina española

Vista lateral del M-48E que se conserva en el acuartelamiento de la BRIMAR/TEAR. (Foto Julio Maíz)

Uno de los tesoros históricos del acuartelamiento de la Brigada de Infantería de Marina “Tercio de Armada” (BRIMAR/TEAR) con sede San Fernando (Cádiz) es un carro de combate M-48 Patton, que operó durante casi dos décadas y media la Infantería de Marina (IM) española.

Regularmente, al igual que otros medios conservados en la macro instalación gaditana de la Infantería de Marina, este carro de combate de diseño y construcción estadounidense es repintado en su conjunto, además de aplicarle la rotulación de la Infantería en sus laterales y, en la torre, el escudo del Cuerpo y el rótulo de Tercio de Armada, en aras de mantener la excelente tradición de la BRIMAR/TEAR de preservación de su gran legado histórico.

El M-48 Patton en la Armada española

En agosto de 1966 un total de 17 carros de combate M-48 comprados a los Estados Unidos conformaron la dotación de la recién creada Compañía de Carros del Grupo Especial del entonces denominado Tercio de Armada. Estamos ante un vehículo de 45 toneladas, de los que la empresa norteamericana Chrysler Corporation, en su planta de Newark (Nueva Jersey), construía entre 1952 y 1961 cerca de 12.000 unidades, una cifra astronómica, que no se ha vuelto a ver en material occidental desde aquella época de la Guerra Fría.                         

Volviendo a la España de los años sesenta del pasado siglo, en aquel momento, junto a los recibidos del mismo modelo por el Regimiento de Infantería Acorazada “Alcázar de Toledo” del Ejército de Tierra el año anterior, éstos, por entonces muy modernos medios, eran la punta de lanza del material acorazado de las Fuerzas Armadas españolas.  En total, además de los entregados a la Infantería de Marina, el Ejército de Tierra operaria otros 164 M-48 de diferentes variantes.

Vista trasera del M-48E del TEAR, se aprecia la resideñada parte trasera de la barcaza para alojar el motor Continental AVDS-1790-2A. (Foto BRIMAR-TEAR)

En principio, los carros de combate del TEAR se recibieron en la versión original estadounidense, que estaba equipada con un motor de gasolina Continental AV-1790-5D, que le otorgaban una discreta velocidad de 40 km/hora y una autonomía de sólo 112 kilómetros. Según el libro “Los vehículos de Infantería de Marina 1956-2022” uno de dichos M-48 Patton sufrió una grave avería a mitad de la década de los años setenta, que determinó que se diera de baja. 

A partir de 1976 la flota de carros de combate fue enviada a la planta automovilística madrileña de Villaverde Alto, entonces de la empresa Chrysler, para su modernización.  En concreto a estos carros de combate se les cambio la transmisión original por una Allison CD-850-6A; y el referido motor por el diésel Continental AVDS-1790-2A, lo que conllevó la reconstrucción total de la cámara para albergar el nuevo propulsor, mucho más voluminoso.

Esta remotorización motivó además la sustitución de las rejillas originales, por otras muy similares a las diseñadas para su sucesor el carro de combate M-60A3, que se aprecian perfectamente en la segunda imagen, que también operaría tanto el Ejército de Tierra como el Tercio de Armada. La modernizados del M-48 Patton implicó además una serie de mejoras menores en la voluminosa torre, como el cambió de la ametralladora Browning de 7,62 mm coaxial de su cañón de 90 mm, por la alemana del mismo calibre, pero fabricada en España, MG3. Así mismo, se mejoraron los sistemas de visión para los tripulantes.

La nueva versión del carro, que sería designada como M-48E, estaría en servicio en el TEAR hasta que, a partir de 1993, fueron dando paso a los más modernos M-60A3, que han sido hasta la pasada década del siglo los últimos carros de combate, al menos de momento, de la Infantería de Marina española. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.