Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Las fuerzas especiales del Ejército español incrementan su capacidad de combate en montaña

Miembros de tropa del Mando de Operaciones Especiales (MOE) están realizando el Curso de Montaña en la localidad oscense de Jaca tras superar el curso básico de ingreso al Mando que, en el caso de esta categoría profesional, se realiza en su sede de Rabasa (Alicante). Desde su creación una de las claves de la gran eficacia del MOE del Ejército de Tierra (ET) ha sido utilizar las zonas montañosas como aliadas y escenario para  su acción.

España es un país  con numerosas cadenas montañosas, incluidos las de sus dos archipiélagos, ya durante la Guerra de la Independencia frente a las tropas de Napoleón I este elemento fue vital para que los guerrilleros españoles tuvieran en jaque durante más de 5 años al mejor ejército del mundo de la época. De entre las capacidades de combate únicas en el MOE, es probable que la de sus Equipos Especialistas en Montaña (EEMON) suponga el elemento singular disponible en las operaciones especiales del ámbito nacional, cuya especialización, en este más que  demandante medio ostenta el MOE, de forma similar a como la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) y el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) destacan lo propio en el ámbito marítimo e integración del poder aéreo respectivamente.

Para ser mando (oficiales y suboficiales) del MOE se tiene que superar previamente el exigente curso que tiene como escenario la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) en Jaca, al pie de los Pirineos.

En este entorno montañoso se empieza a forjar al futuro mando del MOE con largas marchas entre las cumbres de esta cordillera que separa España de Francia, que van derivando en entrenamientos en zonas nevadas y de bajísimas temperaturas, con prácticas de alpinismo, maniobras en montaña, pasos técnicos, evacuación de bajas, supervivencia, etc. La idea es, además de capacitar a los profesionales para operar  en montaña, hacerlo también en escenarios de bajas temperaturas, como las que se dan en zonas árticas y antárticas o próximas, nos comenta un mando del MOE.

Este entrenamiento vital para que algunos de  estos profesionales (ya sean mandos o tropa) se integren en los denominados Equipos Especialistas en Montaña con los que cuentan los tres Grupos de Operaciones Especiales (GOE): "Valencia" III,  "Tercio del Ampurdán" IV, y el Grupo de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL) "Caballero Legionario Maderal Oleaga" XIX.  Estos EEMON se han reforzado en 2020 con el personal del equipo idéntico con el que contaba el desactivado GOE “Granada” II.

Estamos ante profesionales curtidos en la dureza propia de la montaña y el clima extremo, en el cumplimiento de su misión. Los integrantes de estos equipos añaden la capacidad de llevar a cabo todo tipo de misiones de Operaciones Especiales (OE)  bajo un entorno de aislamiento, lejos de cualquier apoyo y, normalmente, en territorio hostil, que exige sobre todo una alta capacidad de resiliencia mental además de buena preparación física.

El Curso de Montaña es altamente especializado, las prácticas absorben el 80% del programa docente. Desde hace años es requisito contar con este curso, además de lógicamente el de mandos del MOE, para liderar uno de los Equipos Especialistas en Montaña. En el caso de la tropa, hasta ahora se consideraba que con la formación dada en el Curso de Operaciones Especiales y la dura y exigente preparación en el seno del EEMON era suficiente, pero en el presente Curso de Montaña para tropa del EMMOE se  integrasen por primera vez “boinas verdes” de tropa.

Los Equipos Especialistas en Montaña realizan su instrucción en escenarios como la Sierra de Aitana (Alicante),  Sierra Nevada (Granada) y en el Pirineo oscense en zonas como Cerler o la estación de esquí de Candanchú. También se entrenan con los dos Regimientos de Infantería (“Galicia” nº 64 y “América” nº 66) de Cazadores de Montaña del ET y, en menor medida, con los franceses, en concreto en las instalaciones del Armée de Terre  cercanas a  Chamonix, al pie del techo de Europa Occidental, el Mont-Blanc. La pandemia impidió el pasado año los programados despliegues en Noruega y en Chile aprovechando el invierno austral.

En la actualidad, el tradicional entorno de actuación de los Equipos Especialistas en Montaña está evolucionando a su aplicación en entornos de frio extremo, así como en el movimiento vertical en zonas urbanizadas (intervención urbana/zonas confinadas) y franqueamiento de obstáculos verticales en transiciones de infiltración/exfiltración en entorno costero. Otra magnifica capacidad que dan los EEMON es la recuperación o Recovery (tanto de personal como de material), en aquellas zonas montañosas o de frio extremo  donde la mayoría no pueden llegar.

En este sentido un oficial asignado a un EEMON nos comenta: “Nuestra misión es tanto crear equipos propios y autónomos, como facilitar la acción de otros del MOE para que puedan franquear el citado entorno montañoso. Igualmente cada vez más aportamos nuestras técnicas de alpinistas para  movimientos verticales en las paredes montañosas a los continuos entrenamientos en técnicas de combate en entorno urbano o Close Quarters Battle (CBQ), en concreto en los edificios de varios pisos, usando la torre de instrucción con la que contamos en Rabasa y otros escenarios”.

La especial capacidad de movilidad en estos entornos hace de los Equipos Especialistas en Montaña un excelente elemento de reconocimiento especial, aunque sin dejar de contar con una buena capacidad de combate, gracias a sus equipos de tiradores de  precisión y el armamento individual y colectivo (ametralladoras MG3 y MG4, y morteros ligeros Ecia de 60 mm “Commando”).

También estos equipos encuentran un magnífico aliado en los helicópteros de la Aviación del ET, que conforman la fuerza conjunta de operaciones especiales o SOATU-RW (Special Operations Air Task Unit-Rotary Wing), desde cuyos modelos de transporte (Boeing CH-47D y Airbus Helicopters AS532) se despliegan/repliegan en el escenario montañoso mediante técnicas para entrada en zona: fast-rope, rappel; y las denominada técnicas SPIE (Special Patrol Insertion/Extraction ).

En este sentido otro de los mandos, nos explica: “Es muy importante para las operaciones especiales realizadas en montaña el binomio helicóptero-EEMON, son más que un aliado, por eso se está potenciando el trabajo conjunto e incluso se busca aumentarlo como se ha pedido para el próximo ejercicio de especialistas de montaña del MOE”. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Profesionales de un EEMON realizando una marcha invernal. (foto MOE)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.